Inicio
Noticias
El párroco
Parroquias
Cdad. Neocatecumenal
Actividades y cultos
Álbum de fotos
Videos
Libro de visitas



 

 

IN PERPÉTUUM  -  JOSE MARIA ALONSO RICO

(Morales de Toro (Zamora), 1936 – Zamora, 2017)

(Artículo pinchar imagen)

 

Hace unos días fallecía en Zamora de forma inesperada, pues a pesar de su edad era un hombre vitalista y capaz, José María Alonso Rico. Después de cenar con unos antiguos amigos profesores, vecinos de residencia, se sintió indispuesto, trasladado al Hospital Virgen de la Concha, los médicos solo pudieron certificar su muerte horas después.

Rico, como era conocido por sus amigos y compañeros nació en Morales de Toro (Zamora) en 1936; en su juventud tomó la decisión de cursar estudio en la Universidad de Comillas (Santander), donde se licenció en Filosofía y Teología, no como una salida a la necesidad, pues procedía de una familia social y económicamente acomodada; sus aspiraciones eran formarse y realizarse como persona para ser útil a los demás.

Ordenado presbítero en Abril de 1961 (25 años); su primer encuentro con la vida pastoral fue durante un año como coadjutor en la parroquia de San Julián de Toro; pasando en 1962 al Seminario como profesor de Latín y nombrado Rector de este centro en 1964. Gracias a sus esfuerzos y al apoyo de sus compañeros profesores los jóvenes que allí realizaban su formación vieron homologados sus estudios en la vida civil.

En 1969, coincidiendo con la puesta en marcha del Instituto “Cardenal Pardo Tavera” de Toro, deja el Seminario de esta ciudad para trasladarse a Madrid y ampliar estudios.

De regreso a Zamora en 1972 es destinado a Benavente. Eran tiempos en que los curas comprometidos con lo social y laboral, sin desteñidos colores de la política, podían terminar en la cárcel concordataria de Zamora; tiempos en que miembros de información asistían, y no por devoción, a las homilías de algún sacerdote en la iglesia de San Juan.

Aquí, en este pueblo nuestro, no fue párroco de atrios románicos, su labor pastoral la realizó en el barrio de San Isidro.

Su labor y compromiso con los jóvenes fue montar una residencia para los alumnos de fuera de Benavente, cuando eso del transporte escolar era desconocido, y pudieran cursar estudios en el Instituto de Enseñanza Media del que era director espiritual. Con la colaboración de los jóvenes profesores Felipe Navarro y Javier Cobeta, siendo directora Carmen Campa y jefe estudios Francisco Bartolomé, equiparon con mesas, sillas, literas y demás útiles necesarios unas dependencias que no se usaban del que iba ser I.E.S. “León Felipe”; esta iniciativa sirvió para que muchos jóvenes de la comarca realizaran estudios de Enseñanza Madia.  

D. José María dejo en estas tierras  su “poso” social mientras tomaba camino de Zamora en 1977,  para ser coadjutor de San Lázaro, con dedicación al barrio del Espíritu Santo. En ese tiempo dará clases de Literatura en el colegio Corazón de María. Cuando se creó la nueva parroquia del Espíritu Santo (1987) es nombrado su párroco y capellán de la Hermandad Penitencial que tiene sede en esta iglesia. Pasando a ser párroco emérito en 2008 y cesar como capellán de la Hermandad en 2009. 

Que su obra y ejemplo perdure entre nosotros.

 

Rector Seminario de Toro (1965). Párroco Espíritu Santo (2007)

 

La tierra de su pueblo natal cubre su cuerpo mortal.

Su alma descansa para siempre en la paz del Señor.

 

El domingo se clausura el Jubileo de la Misericordia

10 - noviembre - 2016

El domingo se clausura el Jubileo de la Misericordia

 

El domingo 13 de noviembre tendrá lugar la clausura diocesana del Jubileo Extraordinario de la Misericordia, con la eucaristía que comenzará a las 17,30 horas en la Catedral.

Zamora, 10/11/16. El obispo de Zamora, Gregorio Martínez Sacristán, ha escrito una carta dirigida a todos los fieles católicos de la Diócesis para convocarlos a la celebración de clausura a nivel diocesano del Jubileo Extraordinario de la Misericordia. En su bula de convocación de este año especial, el papa Francisco había previsto que la conclusión a nivel universal tuviera lugar el 20 de noviembre, último domingo del año litúrgico. Por eso, desde la Santa Sede se indicó que el domingo anterior se celebrara a nivel diocesano.

La eucaristía de clausura en la Diócesis de Zamora comenzará a las 17,30 horas del domingo 13 de noviembre en la Catedral, donde, según palabras del obispo diocesano, “todos los fieles celebraremos gozosos y unidos el banquete pascual del Señor en acción de gracias a Dios por habernos concedido este jubileo”.

Por ello, monseñor Martínez Sacristán invita encarecidamente a todos los católicos de la Diócesis, laicos, consagrados y sacerdotes, a participar en esta eucaristía solemne de clausura del Jubileo, cuya Puerta Santa ha sido la imagen del Cristo de las Injurias, venerada en la Catedral. Y pide “que hagáis el esfuerzo posible por participar nutridamente en esta celebración, acudiendo como familias, tal como nos estimula nuestro objetivo pastoral”.

Balance del Jubileo

En su misiva, el prelado expresa su “satisfacción grande” por los frutos de esta efeméride eclesial y “por la recepción tan favorable y la vivencia tan intensa que este Jubileo de la Misericordia ha tenido en nuestra Iglesia de Zamora”. Como ejemplos, monseñor Martínez Sacristán señala “las peregrinaciones con fieles de todas las edades provenientes de todos los arciprestazgos, de diversos grupos eclesiales y de abundantes creyentes en particular a nuestra Catedral”.

Junto a esto, el obispo subraya que “han sido una experiencia gratificante los cuidados y variados ‘signos’ de misericordia que, diseminados por toda nuestra geografía diocesana, han acercado y visibilizado el amor misericordioso de Dios a tantas personas sufrientes, necesitadas y vulnerables”. Además del esfuerzo por “ejercitar con mayor abundancia las obras de misericordia corporales y espirituales” en la vida cotidiana de las personas creyentes.

 

 

La parroquia de Morales restaura el Cristo de la Expiración y el conjunto de La Piedad

El coste aproximado de la intervención en las dos piezas del siglo XVIII es de 4.000 euros y será realizada por dos especialistas zamoranas

21.09.2016 | 01:49
Talla del Cristo de la Expiración de Morales de Toro.
Talla del Cristo de la Expiración de Morales de Toro.

La parroquia de Morales de Toro acometerá la restauración de dos de las tallas más veneradas en la localidad y que procesionan durante su Semana Santa: el Cristo de la Expiración y el conjunto escultórico formado por la Piedad y Jesús Yacente. El párroco de Morales de Toro, Francisco Ortega Vicente, destacó que la decisión de acometer la restauración de ambas imágenes responde a su precario estado de conservación, agravada por el paso del tiempo y por su exposición a la lluvia o a las bajas temperaturas cuando procesionan por las calles del municipio durante su Semana Santa. En el caso del Cristo de la Expiración, del siglo XVIII, la pérdida de policromía es evidente, mientras que el conjunto de la Piedad presenta otras deficiencias que se aprecian en la cara y, sobre todo, en las manos de la Virgen en las que faltan varios dedos. Dos restauradoras zamoranas acometerán los trabajos que precisan ambas piezas y Carmen García Villarejo se encargará de la rehabilitación del Crucificado, mientras que Ana Prieto Martín, devolverá su esplendor al conjunto de La Piedad, también del siglo XVIII.

El coste aproximado de la intervención prevista asciende a unos 4.000 euros que la parroquia sufragará con fondos propios, con las donaciones que puedan realizar los feligreses y con el dinero obtenido con los diferentes eventos solidarios celebrados durante el verano. Las dos piezas son muy veneradas en Morales de Toro, localidad en la que procesionan durante la Semana Santa. Así, en la mañana del Viernes Santo, los quintos de Morales de Toro ofrecen y escoltan al Cristo para la adoración de los fieles en los oficios de la muerte del Señor, mientras que por la noche, las quintas portan al Cristo, los quintos a la Virgen de los Dolores y la cofradía del Santo Entierro a Jesús Yacente. Durante todo el año, ambas imágenes se pueden admirar en la iglesia parroquial El Salvador de Morales de Toro, construida en el siglo XVI. Aunque la parroquia ya ha acometido diversas obras de mejora en el templo, centradas fundamentalmente en la consolidación del artesonado mudéjar, intentará, en un futuro, acometer otra intervención en el retablo mayor.

 

 

La parroquia El Salvador de Morales honra a su patrón con la hermandad

Quince integrantes de la Asociación de Campaneros de Zamora ofrecen una muestra de los toques de siempre

07.08.2016 | 01:43
Dos campaneros muestran su habilidad con los badajos.
Dos campaneros muestran su habilidad con los badajos.

La parroquia de El Salvador de Morales de Toro celebró ayer la festividad en honor a su patrón. Los festejos comenzaron con la celebración de una exhibición de campaneros que realizaron 15 integrantes de la Asociación de Campaneros de Zamora en el campanario de la iglesia.

El repique dio paso a la eucaristía que fue concelebrada además del párroco local, Francisco Ortega, por otros tres sacerdotes naturales y vinculados a la localidad. La eucaristía que contó con la presencia de numerosas personas que acudieron al templo religioso a honrar a su patrón el día de su festividad.

Las celebraciones continuaron con un refresco para todos los asistentes en el centro parroquial de San Juan. Un ágape al que precedió la comida que celebró la organización con los campaneros que realizaron la exhibición a los que se les obsequió con vinos de la Denominación de Origen Toro.

Por otra parte, durante la noche del pasado viernes se celebró en la Plaza Mayor de Morales de Toro una cena de convivencia que congregó a más de un centenar de personas que compartieron una velada marcada por la confraternización ente los asistentes. Además, durante la cena se procedió a la rifa de un cordero en la que Eli, una vecina de la localidad, fue la agraciada de la misma. Los festejos de la parroquia de "El Salvador" concluirán hoy con la celebración de un bingo solidario a partir de las 22 horas en la Plaza Mayor del municipio.

 

El obispo abrirá el domingo la Puerta Santa de la Catedral

 

El obispo abrirá el domingo la Puerta Santa de la Catedral

 

El obispo de Zamora, Gregorio Martínez, ha señalado que el Año Jubilar de la Misericordia es la ocasión que ofrece la Iglesia a todos sus Hijos para que “purifiquen su vida, tanto en lo más interno de cada uno, como en la relación con los otros”.

Zamora, 9/12/2015. El Año de la Misericordia, que inauguró ayer en Roma el Papa Francisco, iniciará su andadura en Zamora el domingo, 13 de diciembre, a las 17,30 horas con la apertura de la Puerta Santa en la Catedral de Zamora. Representantes de todos los arciprestazgos comenzarán con el obispo en la iglesia de San Ildefonso, yendo en procesión hasta la Catedral, donde se celebrará la Misa estacional. El resto de fieles podrá seguirlo por las pantallas desde la Catedral.

Un acto al que Gregorio Martínez Sacristán ha invitado a toda la comunidad cristiana, encarecidamente: “Me gustaría que participarán muchas personas en esta celebración porque está invitado todo el Pueblo de Dios”.

Por otro lado, el prelado zamorano ha subrayado las palabras que utilizó el Santo Padre ayer durante la inauguración de este Año Santo: “El deseo es que sea un jubileo que exprese la misericordia a través de los cristianos para con todos los hombres. Es un jubileo para expresar la ternura de Dios para con nosotros y para poner la ternura en el centro de la vida dela Iglesia”.

Estas declaraciones las ha realizado esta mañana durante la presentación en rueda de prensa de las actividades organizadas para conmemorar el Año dela Misericordia. El Año Jubilar se inaugura en las Diócesis el próximo domingo y se clausurará el 13 de noviembre de 2016 con el cierre de la Puerta Santa.

Por su parte, el vicario de Pastoral, Fernando Toribio, ha desgranado el programa de actividades previsto en la Diócesis de Zamora. En el que destaca la participación de los sacerdotes zamoranos en el Jubileo con el Papa en Roma del 3 al 5 de junio. La participación de jóvenes de la diócesis en la Jornada Mundial de la Juventud en Cracovia de 27 al 31 de julio, el Jubileo diocesano de los enfermos el 12 de junio en la Catedral; entre otras numerosas actividades que tendrán lugar también en los arciprestazgos.

Además, Toribio ha recalcado que la apertura dela Puerta Santa de la Catedral no es más que “un signo” dela Iglesia aperturista que quiere Francisco. “No hay mejor símbolo que pueda entrar más por los ojos que el hecho de abrirla Puerta de la Catedral por parte del obispo”.

La información relativa al Año Jubilar podrá seguirse a través de la página web www.im.va, habilitada por la Santa Sede para informar acerca de los acontecimientos que tengan lugar durante el Año de la Misericordia. La responsable de comunicaciones con la Santa Sede en la Diócesis, Viky Esteban, ha afirmado que en esta web aparecerán también las informaciones relativas a la Diócesis de Zamora. Además, ha explicado que los ciudadanos verán también en las fachadas de los templos lonas y carteles con el logo, diseñado por el jesuita Marko Rupnik, y el lema: “Misericordiosos como el Padre”, del evangelio de Lucas.

 

Comienza el Jubileo de la Misericordia

 

Comienza el Jubileo de la Misericordia

 

El papa Francisco ha convocado para el año 2016 el Jubileo Extraordinario de la Misericordia, dirigiendo la mirada de la Iglesia y del mundo al amor de Dios. Repasamos los actos principales de un tiempo de gracia que comienza el 8 de diciembre en roma y el día 13 en Zamora.

Zamora, 6/12/15. El pasado 13 de marzo el papa Francisco anunció la convocatoria del Jubileo de la Misericordia, que comenzará en Roma el próximo 8 de diciembre, solemnidad de la Inmaculada Concepción de María, y terminará el 20 de noviembre de 2016, solemnidad de Cristo Rey. En las diócesis se abrirá el 13 de diciembre y se concluirá el domingo anterior a la clausura universal.

Durante la celebración penitencial de Cuaresma en la Basílica de San Pedro, que fue cuando se hizo público el anuncio, el pontífice se refirió a la Iglesia como la casa que recibe a todos y a ninguno rechaza. Francisco recordó que las puertas de la Iglesia “permanecen abiertas, para que quienes son tocados por la gracia, puedan encontrar la certeza de su perdón”.

La apertura del próximo Jubileo adquiere un significado especial ya que tendrá lugar en el quincuagésimo aniversario de la clausura del Concilio Vaticano II, ocurrida en 1965. Será por tanto un impulso para que la Iglesia continúe la obra iniciada con el Vaticano II. Durante el Jubileo las lecturas para los domingos del tiempo ordinario serán tomadas del Evangelio de Lucas, conocido como “el evangelista de la misericordia”. Dante lo definía como “narrador de la mansedumbre de Cristo”. Son bien conocidas las parábolas de la misericordia presentes en este Evangelio: la oveja perdida, la moneda extraviada, el padre misericordioso.

Antiguamente, para los hebreos el Jubileo era un año declarado santo cada 50 años, y durante el cual se debía restituir la igualdad a todos los hijos de Israel, ofreciendo nuevas posibilidades a las familias que habían perdido sus propiedades e incluso la libertad personal. A los ricos, en cambio, el año jubilar les recordaba que llegaría el tiempo en el que los esclavos israelitas, llegados a ser nuevamente iguales a ellos, podrían reivindicar sus derechos. “La justicia, según la ley de Israel, consistía sobre todo en la protección de los débiles”, recordaba Juan Pablo II.

La Iglesia católica inició la tradición del Año Santo con el papa Bonifacio VIII, en el año 1300. Este Pontífice previó la realización de un jubileo cada siglo. Desde el año 1475 –para permitir a cada generación vivir al menos un Año Santo– el Jubileo ordinario comenzó a espaciarse al ritmo de cada 25 años. Un jubileo extraordinario, en cambio, se proclama con ocasión de un acontecimiento de particular importancia. Los Años Santos ordinarios celebrados hasta hoy han sido 26. El último fue el Jubileo del año 2000.

Con el Jubileo de la Misericordia, el Papa Francisco pone al centro de la atención el Dios misericordioso que invita a todos a volver hacia Él. El encuentro con Él inspira la virtud de la misericordia.

 

El Jubileo en Zamora

La Diócesis de Zamora tendrá, a lo largo del Jubileo de la Misericordia, un variado programa de actos y eventos. Además de todos los que se puedan realizar en todas las realidades eclesiales, están previstos los siguientes encuentros:

INAUGURACIÓN

Domingo 13 de diciembre a las 17,30 h.: apertura de la Puerta Santa en la Catedral de Zamora. Representantes de todos los arciprestazgos comenzarán con el obispo en la iglesia de San Ildefonso, yendo en procesión hasta la Catedral, donde se celebrará la Misa estacional. El resto de fieles podrá seguirlo por pantallas desde la Catedral.

JUBILEO DE LA VIDA CONSAGRADA

Se celebrará en Zamora el 2 de febrero, fiesta de la Presentación del Señor, día en el que se clausura el Año de la Vida Consagrada.

24 HORAS PARA EL SEÑOR

Entre los días 4 y 5 de marzo se volverá a celebrar el evento de “24 Horas para el Señor” en Zamora, Benavente y Toro.

SACERDOTES

Algunos miembros del clero de la Diócesis viajarán a Roma para participar con el Papa en el Jubileo de los Sacerdotes del 3 al 5 de junio.

ENFERMOS

Jubileo diocesano de los enfermos el 12 de junio en la Catedral.

JÓVENES

Algunos jóvenes de la Diócesis participarán en la Jornada Mundial de la Juventud, que se celebrará en Cracovia del 27 al 31 de julio.

CATEQUISTAS

Algunos catequistas de la Diócesis viajarán a Roma para participar con el Papa en el Jubileo de los Catequistas el 25 de septiembre.

CLAUSURA

Domingo 13 de noviembre en la Catedral, con el cierre de la Puerta Santa.

Además, los arciprestazgos organizarán actos significativos de misericordia que contarán con la presencia del obispo, y que se irán anunciando oportunamente.

 

Jesucristo, rostro de la misericordia de Dios

El pasado 11 de abril, el papa Francisco firmó la bula Misericordiae vultus, con la que convocaba oficialmente el Jubileo Extraordinario de la Misericordia. Comienza afirmando que “Jesucristo es el rostro de la misericordia del Padre. El misterio de la fe cristiana parece encontrar su síntesis en esta palabra. Ella se ha vuelto viva, visible y ha alcanzado su culmen en Jesús de Nazaret”.

El obispo de Roma señala que “siempre tenemos necesidad de contemplar el misterio de la misericordia. Es fuente de alegría, de serenidad y de paz. Es condición para nuestra salvación. Misericordia: es la palabra que revela el misterio de la Santísima Trinidad. Misericordia: es el acto último y supremo con el cual Dios viene a nuestro encuentro. Misericordia: es la ley fundamental que habita en el corazón de cada persona cuando mira con ojos sinceros al hermano que encuentra en el camino de la vida. Misericordia: es la vía que une Dios y el hombre, porque abre el corazón a la esperanza de ser amados no obstante el límite de nuestro pecado”.

Después de repasar cómo encarna Jesús la misericordia, el Papa dice que “la misericordia es la viga maestra que sostiene la vida de la Iglesia. Todo en su acción pastoral debería estar revestido por la ternura con la que se dirige a los creyentes; nada en su anuncio y en su testimonio hacia el mundo puede carecer de misericordia. La credibilidad de la Iglesia pasa a través del camino del amor misericordioso y compasivo”.

Por ello, insiste, “la Iglesia tiene la misión de anunciar la misericordia de Dios, corazón palpitante del Evangelio, que por su medio debe alcanzar la mente y el corazón de toda persona”.

Vale la pena leer esta bula, que está íntegra en Internet y se puede comprar en la Librería Diocesana.

 

 

 

Los premios “V de Vida” de la AECC de Toro y comarca se entregan el día 13 de diciembre

El día 13 de diciembre se celebra la Comida de Hermandad Navideña de la AECC de Toro y comarca, un evento que se aprovechará para entregar los premios “V de Vida”, que tienen un gran prestigio, según nos recuerda el presidente, Ángel García.

Los galardonados con este gran reconocimiento que entrega la AECC son cuatro personas o entidades, destacadas por la labor que han hecho a favor de la lucha contra el cáncer.

Si en el año 2010 los galardonados fueron Elier Ballesteros, las parroquias de Toro, el Consejo Regulador y Manuel Alvaredo; en esta ocasión, se han hecho merecedores de tal reconocimiento: el Ayuntamiento de Toro, de Morales de Toro, la Unidad de Acción Pastoral de Morales de Toro y la Asociación de Águedas de La Bóveda de Toro, con Felipa Ramos a la cabeza.

Hablamos con dos de los premiados: Francisco Ortega, párroco de la Unidad Pastoral, y Felipa Ramos.

Por parte de la Unidad Pastoral, Francisco Ortega valora este premio “como un agradecimiento a las parroquias implicadas por el tiempo y el esfuerzo que han dedicado a la causa. Son muchos los afectados por el cáncer, pero también hay gente muy comprometida e implicada. Es importante implicarse con las realidades de nuestro entorno y, por desgracia, el cáncer está a la orden del día. Colaborar con la AECC anima a los afectados, no solo en cuanto a la salud, sino también respecto al cariño y apoyo que necesitan”. "A nosotros solo nos queda estar al lado de estos nuevos pobres de nuestro tiempo, que no son pobres en dinero, sino en salud y necesitan afecto, cariño y cercanía". En la Unidad Pastoral tenemos la suerte de contar con pueblos especialmente generosos y solidarios".

Felipa Ramos no pudo ocultar su orgullo cuando habló con nuestro periódico: “Nosotras no lo esperábamos, aunque es verdad que llevamos muchos años colaborando con la AECC, es con la asociación con la que más nos hemos volcado, tal vez porque siempre hemos entendido que Santa Águeda es protectora del pecho y de las mujeres. Comenzamos haciendo unas charlas sobre la enfermedad y después seguimos colaborando: organizamos cenas solidarias, este año nos juntamos en Fuentesaúco, con café solidario... Pero es verdad que en La Bóveda de Toro es sencillo, porque este pueblo se vuelca mucho, los empresarios, hasta el más pequeño, siempre colaboran, al igual que los vecinos. La verdad es que todos nos hemos tomado el premio con una alegría muy grande y es un orgullo. Este reconocimiento nos da más ganas de seguir, nos sentimos valoradas.”

Zamora participa en las “24 horas para el Señor”

 
 

La Diócesis de Zamora se une a la jornada de oración propuesta por el papa Francisco para toda la iglesia en esta Cuaresma ante el drama del sufrimiento humano. Tendrá lugar entre el viernes 13 y el sábado 14 de marzo en la iglesia de Santiago del Burgo.

Zamora, 8/03/15. La Diócesis de Zamora, por expreso deseo de su obispo, Gregorio Martínez Sacristán, se unirá esta semana a una iniciativa convocada por el papa Francisco llamada “24 horas para el Señor”.

Según el pontífice, en su mensaje para la Cuaresma de 2015, no hay que olvidar “la fuerza de la oración de tantas personas. La iniciativa 24 horas para el Señor, que deseo que se celebre en toda la Iglesia —también a nivel diocesano—, en los días 13 y 14 de marzo, es expresión de esta necesidad de la oración”. Lo plantea como una respuesta creyente a la pregunta: “¿Qué podemos hacer para no dejarnos absorber por esta espiral de horror y de impotencia?”.

Por ello, las delegaciones diocesanas de Catequesis y Liturgia de Zamora invitan a los zamoranos a ser “Evangelizadores En Oración”. Como señalan en una misiva a los párrocos, “en muchas ocasiones, los sacerdotes, catequistas y encargados de diversos ministerios en la liturgia tenemos que animar y ayudar a otros a cultivar la espiritualidad desde la oración y el encuentro personal con el Señor”.

Sin embargo, continúan diciendo, “no podemos olvidar que especialmente nosotros debemos dejarnos fortalecer por el Señor en nuestra misión evangelizadora, pues es Él quien nos precede y realiza la tarea encomendada por la Iglesia a través del sucesor de los apóstoles. De este modo, diversas personas y grupos cristianos nos ayudarán a entrar en la Adoración al Señor y a participar en el sacramento de la Reconciliación”.

Esta jornada intensiva de oración tendrá lugar, según lo indicado por el Papa, entre los días 13 y 14 de marzo en la iglesia de Santiago del Burgo de la capital. Comenzará allí a las 19 horas del viernes 13 y habrá posibilidad de confesarse durante toda la jornada. El horario será el siguiente:

Viernes 13

19.00 h. Exposición del Santísimo y canto de Vísperas

21.00 h. Acto de Adoración Eucarística

23.00 h. Acto de Adoración Eucarística

La iglesia permanecerá abierta mientras haya personas en oración.

Sábado 14

10.00 h. Rezo de Laudes

11.00 h. Celebración penitencial

12.30 h. Acto de Adoración Eucarística

13.00 h. Celebración de la Eucaristía

14.00 - 15.00 h. Rezo de la Coronilla de la Divina Misericordia

16.00 h. Acto mariano de Adoración Eucarística

17.00 h. Cantos Eucarísticos

18.00 h. Canto de Vísperas

18.45 h. Procesión hasta la iglesia de San Andrés

19.00 h. Via Matris en la iglesia de San Andrés

 

 

MENSAJE DEL SANTO PADRE FRANCISCO 
PARA LA CUARESMA 2015

Fortalezcan sus corazones (St 5,8)

 

Queridos hermanos y hermanas:

La Cuaresma es un tiempo de renovación para la Iglesia, para las comunidades y para cada creyente. Pero sobre todo es un «tiempo de gracia» (2 Co 6,2). Dios no nos pide nada que no nos haya dado antes: «Nosotros amemos a Dios porque él nos amó primero» (1 Jn 4,19). Él no es indiferente a nosotros. Está interesado en cada uno de nosotros, nos conoce por nuestro nombre, nos cuida y nos busca cuando lo dejamos. Cada uno de nosotros le interesa; su amor le impide ser indiferente a lo que nos sucede. Pero ocurre que cuando estamos bien y nos sentimos a gusto, nos olvidamos de los demás (algo que Dios Padre no hace jamás), no nos interesan sus problemas, ni sus sufrimientos, ni las injusticias que padecen… Entonces nuestro corazón cae en la indiferencia: yo estoy relativamente bien y a gusto, y me olvido de quienes no están bien. Esta actitud egoísta, de indiferencia, ha alcanzado hoy una dimensión mundial, hasta tal punto que podemos hablar de una globalización de la indiferencia. Se trata de un malestar que tenemos que afrontar como cristianos.

Cuando el pueblo de Dios se convierte a su amor, encuentra las respuestas a las preguntas que la historia le plantea continuamente. Uno de los desafíos más urgentes sobre los que quiero detenerme en este Mensaje es el de la globalización de la indiferencia.

La indiferencia hacia el prójimo y hacia Dios es una tentación real también para los cristianos. Por eso, necesitamos oír en cada Cuaresma el grito de los profetas que levantan su voz y nos despiertan.

Dios no es indiferente al mundo, sino que lo ama hasta el punto de dar a su Hijo por la salvación de cada hombre. En la encarnación, en la vida terrena, en la muerte y resurrección del Hijo de Dios, se abre definitivamente la puerta entre Dios y el hombre, entre el cielo y la tierra. Y la Iglesia es como la mano que tiene abierta esta puerta mediante la proclamación de la Palabra, la celebración de los sacramentos, el testimonio de la fe que actúa por la caridad (cf. Ga 5,6). Sin embargo, el mundo tiende a cerrarse en sí mismo y a cerrar la puerta a través de la cual Dios entra en el mundo y el mundo en Él. Así, la mano, que es la Iglesia, nunca debe sorprenderse si es rechazada, aplastada o herida.

El pueblo de Dios, por tanto, tiene necesidad de renovación, para no ser indiferente y para no cerrarse en sí mismo. Querría proponerles tres pasajes para meditar acerca de esta renovación.

1. «Si un miembro sufre, todos sufren con él» (1 Co 12,26) – La Iglesia

La caridad de Dios que rompe esa cerrazón mortal en sí mismos de la indiferencia, nos la ofrece la Iglesia con sus enseñanzas y, sobre todo, con su testimonio. Sin embargo, sólo se puede testimoniar lo que antes se ha experimentado. El cristiano es aquel que permite que Dios lo revista de su bondad y misericordia, que lo revista de Cristo, para llegar a ser como Él, siervo de Dios y de los hombres. Nos lo recuerda la liturgia del Jueves Santo con el rito del lavatorio de los pies. Pedro no quería que Jesús le lavase los pies, pero después entendió que Jesús no quería ser sólo un ejemplo de cómo debemos lavarnos los pies unos a otros. Este servicio sólo lo puede hacer quien antes se ha dejado lavar los pies por Cristo. Sólo éstos tienen “parte” con Él (Jn 13,8) y así pueden servir al hombre.

La Cuaresma es un tiempo propicio para dejarnos servir por Cristo y así llegar a ser como Él. Esto sucede cuando escuchamos la Palabra de Dios y cuando recibimos los sacramentos, en particular la Eucaristía. En ella nos convertimos en lo que recibimos: el cuerpo de Cristo. En él no hay lugar para la indiferencia, que tan a menudo parece tener tanto poder en nuestros corazones. Quien es de Cristo pertenece a un solo cuerpo y en Él no se es indiferente hacia los demás. «Si un miembro sufre, todos sufren con él; y si un miembro es honrado, todos se alegran con él» (1 Co 12,26).

La Iglesia es communio sanctorum porque en ella participan los santos, pero a su vez porque es comunión de cosas santas: el amor de Dios que se nos reveló en Cristo y todos sus dones. Entre éstos está también la respuesta de cuantos se dejan tocar por ese amor. En esta comunión de los santos y en esta participación en las cosas santas, nadie posee sólo para sí mismo, sino que lo que tiene es para todos. Y puesto que estamos unidos en Dios, podemos hacer algo también por quienes están lejos, por aquellos a quienes nunca podríamos llegar sólo con nuestras fuerzas, porque con ellos y por ellos rezamos a Dios para que todos nos abramos a su obra de salvación.

2. «¿Dónde está tu hermano?» (Gn 4,9) – Las parroquias y las comunidades

Lo que hemos dicho para la Iglesia universal es necesario traducirlo en la vida de las parroquias y comunidades. En estas realidades eclesiales ¿se tiene la experiencia de que formamos parte de un solo cuerpo? ¿Un cuerpo que recibe y comparte lo que Dios quiere donar? ¿Un cuerpo que conoce a sus miembros más débiles, pobres y pequeños, y se hace cargo de ellos? ¿O nos refugiamos en un amor universal que se compromete con los que están lejos en el mundo, pero olvida al Lázaro sentado delante de su propia puerta cerrada? (cf. Lc 16,19-31).

Para recibir y hacer fructificar plenamente lo que Dios nos da es preciso superar los confines de la Iglesia visible en dos direcciones.

En primer lugar, uniéndonos a la Iglesia del cielo en la oración. Cuando la Iglesia terrenal ora, se instaura una comunión de servicio y de bien mutuos que llega ante Dios. Junto con los santos, que encontraron su plenitud en Dios, formamos parte de la comunión en la cual el amor vence la indiferencia. La Iglesia del cielo no es triunfante porque ha dado la espalda a los sufrimientos del mundo y goza en solitario. Los santos ya contemplan y gozan, gracias a que, con la muerte y la resurrección de Jesús, vencieron definitivamente la indiferencia, la dureza de corazón y el odio. Hasta que esta victoria del amor no inunde todo el mundo, los santos caminan con nosotros, todavía peregrinos. Santa Teresa de Lisieux, doctora de la Iglesia, escribía convencida de que la alegría en el cielo por la victoria del amor crucificado no es plena mientras haya un solo hombre en la tierra que sufra y gima: «Cuento mucho con no permanecer inactiva en el cielo, mi deseo es seguir trabajando para la Iglesia y para las almas» (Carta254,14 julio 1897).

 También nosotros participamos de los méritos y de la alegría de los santos, así como ellos participan de nuestra lucha y nuestro deseo de paz y reconciliación. Su alegría por la victoria de Cristo resucitado es para nosotros motivo de fuerza para superar tantas formas de indiferencia y de dureza de corazón.

Por otra parte, toda comunidad cristiana está llamada a cruzar el umbral que la pone en relación con la sociedad que la rodea, con los pobres y los alejados. La Iglesia por naturaleza es misionera, no debe quedarse replegada en sí misma, sino que es enviada a todos los hombres.

Esta misión es el testimonio paciente de Aquel que quiere llevar toda la realidad y cada hombre al Padre. La misión es lo que el amor no puede callar. La Iglesia sigue a Jesucristo por el camino que la lleva a cada hombre, hasta los confines de la tierra (cf.Hch 1,8). Así podemos ver en nuestro prójimo al hermano y a la hermana por quienes Cristo murió y resucitó. Lo que hemos recibido, lo hemos recibido también para ellos. E, igualmente, lo que estos hermanos poseen es un don para la Iglesia y para toda la humanidad.

Queridos hermanos y hermanas, cuánto deseo que los lugares en los que se manifiesta la Iglesia, en particular nuestras parroquias y nuestras comunidades, lleguen a ser islas de misericordia en medio del mar de la indiferencia.

3. «Fortalezcan sus corazones» (St 5,8) – La persona creyente

También como individuos tenemos la tentación de la indiferencia. Estamos saturados de noticias e imágenes tremendas que nos narran el sufrimiento humano y, al mismo tiempo, sentimos toda nuestra incapacidad para intervenir. ¿Qué podemos hacer para no dejarnos absorber por esta espiral de horror y de impotencia?

En primer lugar, podemos orar en la comunión de la Iglesia terrenal y celestial. No olvidemos la fuerza de la oración de tantas personas. La iniciativa 24 horas para el Señor, que deseo que se celebre en toda la Iglesia —también a nivel diocesano—, en los días 13 y 14 de marzo, es expresión de esta necesidad de la oración.

En segundo lugar, podemos ayudar con gestos de caridad, llegando tanto a las personas cercanas como a las lejanas, gracias a los numerosos organismos de caridad de la Iglesia. La Cuaresma es un tiempo propicio para mostrar interés por el otro, con un signo concreto, aunque sea pequeño, de nuestra participación en la misma humanidad.

Y, en tercer lugar, el sufrimiento del otro constituye un llamado a la conversión, porque la necesidad del hermano me recuerda la fragilidad de mi vida, mi dependencia de Dios y de los hermanos. Si pedimos humildemente la gracia de Dios y aceptamos los límites de nuestras posibilidades, confiaremos en las infinitas posibilidades que nos reserva el amor de Dios. Y podremos resistir a la tentación diabólica que nos hace creer que nosotros solos podemos salvar al mundo y a nosotros mismos.

Para superar la indiferencia y nuestras pretensiones de omnipotencia, quiero pedir a todos que este tiempo de Cuaresma se viva como un camino de formación del corazón, como dijo Benedicto XVI (Ct. enc. Deus caritas est, 31). Tener un corazón misericordioso no significa tener un corazón débil. Quien desea ser misericordioso necesita un corazón fuerte, firme, cerrado al tentador, pero abierto a Dios. Un corazón que se deje impregnar por el Espíritu y guiar por los caminos del amor que nos llevan a los hermanos y hermanas. En definitiva, un corazón pobre, que conoce sus propias pobrezas y lo da todo por el otro.

Por esto, queridos hermanos y hermanas, deseo orar con ustedes a Cristo en esta Cuaresma: “Fac cor nostrum secundum Cor tuum”: “Haz nuestro corazón semejante al tuyo” (Súplica de las Letanías al Sagrado Corazón de Jesús). De ese modo tendremos un corazón fuerte y misericordioso, vigilante y generoso, que no se deje encerrar en sí mismo y no caiga en el vértigo de la globalización de la indiferencia.

Con este deseo, aseguro mi oración para que todo creyente y toda comunidad eclesial recorra provechosamente el itinerario cuaresmal, y les pido que recen por mí. Que el Señor los bendiga y la Virgen los guarde.

Vaticano, 4 de octubre de 2014
Fiesta de san Francisco de Asís

Franciscus  

 

Procu Noriega, ganadora de la cesta de Acción Pastoral

17.01.2015 | 06:10
Procu Noriega, ganadora de la cesta de Acción Pastoral
Procu Noriega, ganadora de la cesta de Acción Pastoral 

La Unidad de Acción Pastoral de Morales de Toro ha entregado recientemente a Procu Noriega Arés la cesta de Navidad conformada por numerosos productos donados a la entidad para esta iniciativa. La afortunada con esta cesta es vecina de municipio de Villavendimio y adquirió la papeleta agraciada con el premio que contenía las cuatro últimas cifras del número correspondiente al primer premio del sorteo de "El Niño" celebrado el 6 de enero. En la fotografía, Noriega Arés posa junto al párroco Francisco Ortega Vicente y los productos de la cesta.

 

La Unidad de Acción Pastoral organiza una visita a Alba de Tormes y una obra de teatro

10.01.2015 | 06:10

La Unidad de Acción Pastoral organiza una visita a Alba de Tormes y una obra de teatro
La Unidad de Acción Pastoral organiza una visita a Alba de Tormes y una obra de teatro 
 
 

La Unidad de Acción Pastoral de Morales de Toro ha celebrado recientemente una visita cultural a Alba de Tormes y a Salamanca, iniciativa incluida dentro del programa "Navidad en unidad", en el que han participado feligreses de seis parroquias. En esta visita, los participantes tuvieron la oportunidad de descubrir el antiguo convento de las Carmelitas, en el que admiraron el sepulcro de Santa Teresa de Jesús y los relicarios que contienen el brazo izquierdo y el corazón de la Santa. Por la tarde, los participantes disfrutaron de una ruta por Salamanca. Además, la Unidad de Acción Pastoral promovió el 5 de enero una representación infantil de la obra "Y siempre? Navidad" en la iglesia El Salvador de Morales de Toro.

 

 

Feligreses de la Unidad de Acción Pastoral celebran la Navidad con una misa y una comida

17.12.2014 | 00:22
Feligreses de la Unidad de Acción Pastoral celebran la Navidad con una misa y una comida
Feligreses de la Unidad de Acción Pastoral celebran la Navidad con una misa y una comida 

Un centenar de personas de las seis parroquias que forman parte de la Unidad de Acción pastoral de Morales de Toro asistió el pasado fin de semana a una comida de hermandad con motivo de las fiestas Navideñas y que se celebró en el Ayuntamiento de Villardondiego. La jornada de convivencia comenzó con la celebración de una eucaristía a la que asistieron feligreses de las seis parroquias y que fue oficiada por el párroco responsable de la Unidad de Acción Pastoral, Francisco-Ortega Vicente Rodríguez. Una vez concluida la misa, los participantes se dirigieron al Ayuntamiento donde tuvo lugar la comida de hermandad que sirvió para estrechar los lazos de unión entre los feligreses de seis parroquias de la comarca.

 

El castillo de Villalonso acoge un recital de Navidad del Coro de San Alfonso

La Unidad de Acción Pastoral organiza el concierto cuya entrada es gratuita

12.12.2014 | 23:46

El castillo de Villalonso acogerá el 20 de diciembre un concierto de Navidad que ofrecerá el Coro de San Ildefonso de Zamora y que ha sido organizado por la Unidad de Acción Pastoral de Morales de Toro y el Ayuntamiento de la localidad. Este recital tendrá lugar, a las 18.30 horas, en el castillo de Villalonso y la entrada es libre hasta completar el aforo.

Durante este concierto, los integrantes del Coro de San Ildefonso de Zamora interpretarán un variado repertorio de piezas musicales vinculadas a la celebración de la Navidad. La alcaldesa del municipio, Araceli Alonso, agradeció públicamente la colaboración del castillo de Villalonso que cederá sus instalaciones para albergar este recital con entrada gratuita.

De la Unidad de Acción Pastoral de Morales de Toro dependen varias parroquias de la comarca, entre ellas la de Villalonso y, a lo largo del año, organiza distintas iniciativas con el objetivo de estrechar los lazos de unión entre los feligreses de seis municipios. Con motivo de la próxima celebración de la Navidad, la Unidad de Acción Pastoral también sorteará una gran cesta.

 


La Unidad de Acción Pastoral sortea una cesta de Navidad

11.12.2014 | 00:47

La Unidad de Acción Pastoral de Morales de Toro ha organizado una cesta benéfica de Navidad con productos donados a las parroquias por particulares y empresas de los municipios que forman parte de este colectivo. Para entregar esta cesta, la Unidad de Acción Pastoral ha puesto a la venta boletos cuyo coste es de un euro. El ganador de la cesta será el portador de la papeleta que contenga las cuatro últimas cifras del primer premio del sorteo extraordinario de Lotería de Navidad que se celebrará el 22 de diciembre.

Numerosos artículos donados por particulares y empresas conforman esta gran cesta de Navidad y los boletos se pueden adquirir en las parroquias de Morales de Toro, Villalonso, Villardondiego, Villavendimio, Vezdemarbán y Pinilla de Toro.

 

CESTA BENÉFICA INTERPARROQUIAL DE NAVIDAD

Concluídas las aportaciones para la cesta, publicamos su contenido, agradeciendo de corazón a todos aquellos que la han hecho posible. Muchas gracias a todos.

Puedes adquirir tus boletos por 1 € en tu parroquia.

 

 

La Unidad de Acción Pastoral organiza un viaje a Aranda de Duero y la visita a Eucharistia

Feligreses de seis parroquias de la comarca participan en la iniciativa

28.10.2014 | 00:27
Los feligreses posan en una foto de familia tras visitar una sede de la exposición en Aranda de Duero.
Los feligreses posan en una foto de familia tras visitar una sede de la exposición en Aranda de Duero. 
 
 

Un total de 51 de feligreses de las seis parroquias de la comarca que aglutina la Unidad de Acción Pastoral de Morales de Toro participaron el pasado domingo en una visita a Aranda de Duero. Acompañados por el párroco de las seis parroquias, Francisco Ortega Vicente, los participantes en esta visita cultural tuvieron la oportunidad de admirar la nueva edición de la exposición "Eucharistia" y conocer las sedes de Santa María y San Juan en la localidad de Aranda de Duero. Una vez concluida la visita a la exposición de "Las Edades del Hombre", los participantes en este viaje compartieron una comida de hermandad en un restaurante y, ya por la tarde, realizaron una parada en el castillo de Peñafiel.

Con el objetivo de estrechar los lazos de unión entre los feligreses de las seis parroquias, la Unidad de Acción Pastoral de Morales de Toro organizó este viaje a Aranda de Duero, actividad en la que participaron vecinos de Pinilla de Toro, Vezdemarbán, Villalonso, Villardondiego, Morales de Toro y Villavendimio. En el último año, la Unidad de Acción Pastoral ha organizado distintos eventos como una peregrinación a Cataluña o Zaragoza o una cena solidaria a beneficio de la Asociación Española contra el Cáncer celebrada en el castillo de Villalonso. Además, la entidad se ha propuesto preservar el patrimonio que se conserva en los seis municipios de su ámbito de actuación y ha conseguido este objetivo gracias a donativos de particulares y de algunos Ayuntamientos o los fondos aportados por el Obispado. Desde que el párroco se hiciera cargo en 2011 de la Unidad de Acción Pastoral se han ejecutado diversas obras de mejora en seis parroquias.

 

El obispo de Zamora decreta indulgencia plenaria en el Año Jubilar Teresiano

21 - OCTUBRE - 2014

El obispo de Zamora decreta indulgencia plenaria en el Año Jubilar Teresiano

 
 

La Diócesis de Zamora se une a toda la Iglesia en España para celebrar el Año Jubilar Teresiano, con ocasión del V centenario del nacimiento de Santa Teresa de Jesús, y el obispo ha firmado un decreto señalando los lugares y ocasiones para poder conseguir la indulgencia plenaria.

Zamora, 21/10/14. Con fecha del pasado 5 de octubre, fiesta de San Atilano, el obispo de Zamora, Gregorio Martínez Sacristán, firmó un decreto con ocasión del Año Jubilar Teresiano, que se celebra en toda la Iglesia española por concesión del papa Francisco entre el 15 de octubre de 2014 y la misma fecha del año próximo.

En su decreto, el prelado explica el sentido de la indulgencia plenaria que los fieles pueden conseguir en este Año: “las indulgencias se alcanzan como un don que allana el camino para lograr en sumo grado la purificación interior que exalta la vida sobrenatural en el corazón de los fieles y los estimula a dar frutos de buenas obras”.

Martínez Sacristán establece como lugares del Año Jubilar la Catedral y la iglesia del convento de San José de las Carmelitas Descalzas en Toro, donde la semana pasada se inauguró solemnemente el Año Teresiano a nivel diocesano.

Además, señala las ocasiones en las que, a lo largo del año, los fieles podrán recibir la indulgencia plenaria: las Misas de apertura y clausura del Año Jubilar Teresiano en Toro, la visita (como peregrinación) a cualquiera de los dos lugares designados y la participación en ellos en la liturgia o al menos un tiempo de oración, los retiros para sacerdotes en el tiempo de Adviento, los encuentros mensuales de oración en el Carmelo de Toro, y las lecciones de Teología sobre Santa Teresa de Jesús que se celebrarán en Benavente, Toro y Zamora en abril y mayo.

El obispo también indica en el decreto que los ancianos y los enfermos podrán conseguir la indulgencia plenaria si “ante alguna pequeña imagen de santa Teresa de Jesús, se unieran espiritualmente a las celebraciones jubilares o peregrinaciones y rezaran el Padrenuestro y el Credo en su casa o en el lugar donde permanezcan a causa del impedimento, ofreciendo los dolores y molestias de la propia vida”.

En cualquiera de los casos, el decreto recuerda las condiciones generales que pone la Iglesia para poder participar en esta concesión de gracia: “podrán lucrar indulgencia plenaria los fieles cristianos que estén verdaderamente arrepentidos del pecado cometido, cumplan debidamente las condiciones acostumbradas: confesión sacramental, Comunión Eucarística y oración por las intenciones del Romano Pontífice”, participando en alguna de las ocasiones antes señaladas.

Todo ello, explica Gregorio Martínez Sacristán al concluir el decreto, “nos invita a todos a optar, como Santa Teresa, por una vida más sencilla y más comprometida, más de acuerdo con el Evangelio de Jesús”.

Documento del decreto episcopal 

 

 

Crónica de la Missio

18 - OCTUBRE - 2014

Crónica de la Missio

 

Reproducimos a continuación la crónica escrita por un profesor del encuentro diocesano de catequistas y profesores de Religión, celebrado esta mañana en el Seminario San Atilano. Tras la oración inicial, se acercaron al nuevo catecismo nacional a través de una charla de Juan Luis Martín, y el encuentro terminó con una celebración en la que el obispo realizó la “missio” o envío de profesores y catequistas.

Zamora, 18/10/14. Esta mañana nos reunimos en la Casa de la Iglesia-Seminario San Atilano los profesores de religión y catequistas de la Diócesis para recibir de manos de nuestro obispo la Missio que nos acredita para transmitir la doctrina de la Iglesia en tanto que transmisores y testigos de la fe cristiana a alumnos y miembros de grupos apostólicos o catequéticos. Al contrario de lo que algunos piensan, es el obispo diocesano quien erige cualquier colegio católico y la comunidad religiosa que lo gobierna, estando, por tanto, bajo su responsabilidad las actividades eclesiales y pastorales que en él se desarrollen. Ni que decir tiene las parroquias. Por esto, esta convocatoria y celebración de la Missio pone de relieve que no se trata de una tarea que hacemos en nombre propio sino enviados por nuestro pastor.

La jornada del pasado sábado fue ágil y estuvo completamente diseñada para aprovechar el tiempo. Tras la oración y la completa charla para explicarnos el nuevo catecismo Testigos del Señor, en la que se nos desgranaron los criterios vertebradores del texto, llegó un momento de encuentro entre los asistentes. Una magnífica oportunidad para ponernos juntos a dialogar colegios y parroquias de las mismas demarcaciones territoriales, donde se nos sugería implícitamente el trabajo en la misma línea, diferenciando, claro está, que la clase de religión no es catequesis ni la segunda la primera. Porque a pesar de que el objetivo es próximo, los medios y finalidades se complementan. Y la familia, cuando no falla, es marco cotidiano de vida de fe que aglutina ambas.

Tras el encuentro llegó la celebración de la Palabra y el envío. Austera, sobria y participada. Y quien quiso se dio por enterado que esto es algo eclesial, no de grupúsculos o reductos. Una fiesta de la tarea quizá más urgente de la comunidad cristiana. Anunciar lo que creemos. Porque somos pocos, porque no queremos acabarnos y porque queremos compartir con otros una forma de vida feliz basada en los valores del evangelio.

Galería fotográfica 

 

El obispo firma nuevos nombramientos de sacerdotes

29 - SEPTIEMBRE - 2014

El obispo firma nuevos nombramientos de sacerdotes

 
 

El obispo de Zamora ha hecho públicos nuevos nombramientos eclesiásticos que afectan a 5 sacerdotes diocesanos: 2 nombramientos parroquiales de los arciprestazgos de Toro-La Guareña y El Vino, además de un nuevo delegado de Catequesis, el capellán de las clarisas de Toro y el director de la Librería Diocesana.

Zamora, 29/09/14. Con fecha del pasado 25 de septiembre, el obispo de Zamora, Gregorio Martínez Sacristán, ha firmado 5 nombramientos eclesiásticos.

Nombramientos diocesanos

En primer lugar, Francisco-Ortega Vicente Rodríguez (Riego del Camino, 1981) es el nuevo delegado diocesano de Catequesis. Hasta ahora había trabajado en esta Delegación como subdelegado.

Manuel Fernández Pérez (Fuentelapeña, 1950) ha sido nombrado capellán del Real Convento de Santa Clara de Toro, de las religiosas clarisas. Así, deja las parroquias que atendía en el arciprestazgo de Toro-La Guareña.

Juan Luis Martín Barrios (Villaseco del Pan, 1952) es el director de la Librería Diocesano, cargo que viene desempeñando desde 1990. Este organismo se encuentra en la Casa de la Iglesia (Seminario San Atilano).

Nombramientos parroquiales

Por otra parte, Mariano Pérez Diego (Vezdemarbán, 1965) ha sido nombrado cura encargado de Cañizal, Olmo de la Guareña y Vallesa de la Guareña. Continúa como párroco de Fuentelapeña, y encargado de Castrillo de la Guareña y Vadillo de la Guareña.

Y Manuel San Miguel Salvador (Zamora, 1963) es el nuevo cura encargado de Cuelgamures, Fuentespreadas y Venialbo, servicio que desempeñará junto con los anteriores de párroco de Sanzoles y encargado de Argujillo, Bamba, El Piñero y San Miguel de la Ribera.

 

La Unidad de Acción Pastoral impulsa la mejora de seis parroquias y una ermita

Las obras han sido ejecutadas con cargo a los donativos de feligreses y el Obispado ha colaborado en los trabajos de Morales y Villardondiego

25.07.2014 | 10:21
Operarios realizan trabajos de pintura en el interior de la iglesia de San Martín de Villalonso.
Operarios realizan trabajos de pintura en el interior de la iglesia de San Martín de Villalonso. 
 
 

La Unidad de Acción Pastoral de Morales de Toro ha impulsado distintas actuaciones para preservar el patrimonio eclesiástico que se conserva en los seis pueblos de su ámbito de actuación, objetivo que ha podido conseguir gracias a los donativos de feligreses y algunos Ayuntamientos, aunque el Obispado también ha colaborado en dos de las actuaciones ejecutadas. El párroco Francisco Ortega Vicente, que en 2011, se hizo cargo de la Unidad de Acción Pastoral, puso en marcha hace meses esta iniciativa y una de las actuaciones que se están acometiendo en la actualidad es la mejora de la iglesia parroquial de San Martín de Villalonso, aunque en esta localidad también se llevarán a cabo obras de mantenimiento en la ermita. En la parroquia, según matizó, se ha ejecutado una actuación en la cubierta para evitar filtraciones de agua, aunque también se ha renovado la instalación eléctrica que "estaba en muy mal estado" y se está pintando el interior de la iglesia. Estas obras han requerido una inversión cercana a los 10.000 euros, que han sido sufragados con los fondos parroquiales y con donativos realizados por los feligreses, aunque el Ayuntamiento también ha colaborado. De la iglesia de Villalonso, el párroco destacó el retablo del siglo XVI dedicado a San Martín y el artesonado de madera que sustenta la cúpula que, es un poco posterior, y que presenta un buen estado de conservación después de que fuera restaurado hace años.

Una de las obras más complejas es la ejecutada en la iglesia de El Salvador de Morales de Toro en la que se ha reparado la cubierta y se ha restaurado el artesonado porque "estaba en muy mal estado y había la posibilidad de que se viniera abajo". Además, en este templo, se ha renovado la instalación eléctrica, se han reparado los cristales y se ha restaurado la imagen de San Roque. La inversión realizada en este templo, como apuntó el párroco, supera los 50.000 euros, de los que la mayor parte proceden de donativos particulares aunque, para esta obra, el Obispado ha aportado más de 10.000 euros. Por otra parte, Ortega se refirió a la iglesia parroquial de la Natividad de Nuestra Señora de Villardondiego en la que se ha realizado una inversión próxima a los 70.000 euros, fondos que se han obtenido a través de donativos, aunque también el Obispado y la Diputación han aportado dinero para renovar toda la cubierta y para ejecutar otras mejoras en el interior. De otro lado, en la parroquia de Vezdemarbán se han llevado a cabo labores de limpieza en la cubierta y se ha mejorado la instalación eléctrica, las mismas obras que está previsto llevar a cabo en la iglesia de San Esteban de Pinilla de Toro. Por último, el párroco destacó la obra ejecutada en la iglesia de San Miguel Arcángel de Villavendimio, en la que se ha retejado la cubierta aunque también se ha ampliado la instalación eléctrica para dotar a todo el inmueble de iluminación interior.

 

¿Señoras que “dan misa” en los pueblos?¿Señoras que “dan misa” en los pueblos?

Los celebrantes de la Palabra, un don para nuestra Iglesia diocesana. Reproducimos a continuación el reportaje central de la hoja diocesana Iglesia en Zamora nº 191.

Zamora, 11/06/14. Recientemente han sido protagonistas en medios de comunicación nacionales. Al menos aparece Zamora para algo bueno. Sin embargo, la presentación sensacionalista que han hecho algunos impide ver la extraordinaria realidad de un centenar de católicos de esta Diócesis (varias religiosas y, en su inmensa mayoría, laicos) que los domingos y fiestas colaboran con los sacerdotes para que las parroquias rurales puedan seguir celebrando el día del Señor.

Antes de continuar, hay que aclarar que nadie “da” la Misa. Este sacramento, central para los creyentes, se “celebra”. El papel del obispo o del cura es “presidirla”. Y si vemos en la iglesia que no es el sacerdote quien preside la celebración de un domingo, es señal inequívoca de que nos encontramos ante una celebración que no es una Misa. Y entonces el laico o el consagrado que está allí la “dirige”. No es una cuestión de simples palabras, porque cada verbo tiene su significado preciso.

El mes pasado, Gregorio Martínez Sacristán, nuestro obispo, ha publicado un Directorio, después de consultar con el Consejo Presbiteral, el órgano que representa a los sacerdotes y que lo asesora en el pastoreo de la Iglesia local. Se trata de un documento que regula esta realidad de las celebraciones de la Palabra, y que aquí se llaman, con su nombre más exacto, “Asambleas Dominicales en Espera de Presbítero” (ADEP).

En la Diócesis de Zamora esta realidad surgió a finales de los años 90 en Aliste, donde cada vez era más difícil asegurar la Misa dominical en los pueblos. Primero las Hermanas del Amor de Dios y después varios laicos comprometidos comenzaron a desempeñar este ministerio. Más tarde, esta práctica se ha extendido a otras zonas donde los presbíteros cada vez atienden más comunidades: Alba, Sayago, La Guareña y El Pan.

Como afirma el nuevo Directorio, estamos en una época de profundos cambios que afectan a toda la sociedad y también a la Iglesia. Por una parte, el número de sacerdotes disminuye sensiblemente. Por otra parte comunidades florecientes, que en el pasado tenían pastor propio, se han ido despoblando y ya no cabe pensar en que puedan tener un sacerdote que las acompañe de la misma manera que en otros tiempos.

Normativa diocesana

En el Directorio, después de explicar el sentido de estas celebraciones y las normas que ha dado la Iglesia universal, se detallan los criterios que regulan este tema en la Diócesis de Zamora:

1. Compete al Obispo diocesano, oído el parecer del Consejo Presbiteral, establecer si en la propia Diócesis debe haber regularmente reuniones dominicales sin la celebración de la eucaristía y dar normas generales y particulares para ello, teniendo en cuenta las circunstancias de las personas y los lugares.

2. La ADEP está autorizada cuando el párroco tiene a su cargo pastoral más de cinco parroquias y no dispone de la colaboración de otro sacerdote.

3. En las comunidades que no pueden tener la celebración dominical de la eucaristía sólo se han de tener ADEP cuando a los fieles que residen en ellas les resulta imposible trasladarse, aun con sacrificio, a otra parroquia cercana.

4. El párroco escuchará el parecer de los sacerdotes del arciprestazgo antes de iniciar esta experiencia. Se informará al Ordinario diocesano  y se dará la oportuna catequesis a los fieles.

5. No habrá ADEP en la comunidad que haya tenido eucaristía vespertina el sábado.

6. Se dará a conocer la programación de las eucaristías y las ADEP de la zona para facilitar a los fieles el desplazamiento a las iglesias en que se celebra la eucaristía. Sería deseable que todos los domingos hubiera, de forma estable, una eucaristía, en horario conocido por toda la zona y en el lugar más idóneo, que pudiera ir convirtiéndose en la “eucaristía de referencia”.

7. Se celebrará la eucaristía algún día entre semana, al menos quincenalmente, en las parroquias que han tenido ADEP, sin confundir esta eucaristía con la celebración dominical.

8. En todo lo no regulado en estas normas diocesanas se observará lo dispuesto en la disciplina universal sobre este tema.

9. La celebración de las ADEP se hará siguiendo el ritual que se proporcionará, a tal efecto, por la Delegación Diocesana de Liturgia.

10. Por tanto, se proponen dos modelos diferentes: con la distribución de la comunión, y con un tiempo de adoración del Santísimo.

11. Deberá percibirse siempre con claridad la diferencia entre la eucaristía y la celebración de la palabra, también ritualmente.

12. A través de estas celebraciones, los fieles habrán de tomar conciencia de la necesidad de la participación dominical de la Misa y el servicio imprescindible de los sacerdotes.

13. La participación en la comunión se determinará después de un discernimiento de cada párroco con el Ordinario diocesano, según las circunstancias del lugar y las personas.

14. La preparación de las ADEP los domingos se hará en equipo presidido y animado siempre por el párroco correspondiente de cada comunidad.

15. Donde sea posible se desea que los que van a dirigir la celebración participen en la eucaristía dominical presidida por el párroco, y desde ella sean enviados para el ejercicio de su servicio llevando la Palabra y la Comunión a los que no han podido ir a la Eucaristía.

16. Corresponde a los párrocos la atención y cuidado inmediato de las ADEP que se realizan en sus parroquias, puesto que los que dirigen las celebraciones actúan como colaboradores suyos y bajo su autoridad.

¿Quiénes son los celebrantes?

El nuevo Directorio diocesano de las Asambleas Dominicales en Espera de Presbítero afirma que en bastantes lugares de nuestra geografía, estas celebraciones son una realidad asentada. Hay un buen grupo de personas, a los que familiarmente llamamos “los celebrantes”, que son los que conducen esta oración dominical y destacan por su generosidad y entrega. Suelen ser personas sencillas con un nivel de formación algo más alto que el resto de los fieles.

Los candidatos a este servicio deben ser personas de vida cristiana ejemplar, con madurez humana, creyente y eclesial, con actitud comprobada de servicio, con cualidades para el trabajo en equipo, para la comunión y la corresponsabilidad. Además, allí donde sea posible, es bueno que sean personas de la misma comunidad.

Para la formación de los que van a animar celebraciones se contemplan varias modalidades complementarias. La primera es un cursillo inicial de formación (una breve presentación sintética de la fe católica, se tendrá en cuenta una iniciación sencilla a la Sagrada Escritura, una comprensión fundamental de lo que es la Iglesia y los ministerios en ella y una apropiada formación litúrgica). Se culminará el cursillo de preparación con una bendición particular del Obispo y la presentación en las comunidades a las que van a servir.

De forma ordinaria, los celebrantes serán acompañados parroquial o arciprestalmente por los sacerdotes con los que colaboran. Y cada año se mantendrán tres encuentros diocesanos. En el primer encuentro de cada año se renovará el envío de cada celebrante. El Obispo determinará las personas que acompañen diocesanamente a estos ministros.

Descargar: documento del Directorio

 

 

El obispo de Zamora llama a orar por la paz en Oriente MedioEl obispo de Zamora llama a orar por la paz en Oriente Medio

 
 Zamora, 6/06/14. El obispo de Zamora, Gregorio Martínez Sacristán, invita a todos los fieles católicos de la Diócesis a unirse espiritualmente al encuentro de oración que tendrá lugar en el Vaticano el próximo domingo 8 de junio, solemnidad de Pentecostés, para pedir por la paz en Oriente Medio.

Durante su reciente viaje apostólico a Tierra Santa, el papa Francisco invitó a los presidentes israelí y palestino, Shimon Peres y Mahmoud Abbas, a un encuentro de oración para pedir a Dios el don de la paz. Con este motivo, el nuncio apostólico de Su Santidad en España, Renzo Fratini, ha escrito una carta al presidente de la Conferencia Episcopal, Ricardo Blázquez, para que se la haga llegar todos los obispos del país.

Como explica el nuncio, en la misiva que asume personalmente el obispo de Zamora, “el Santo Padre quisiera hacer llegar a todos los Obispos, religiosos y a todos los fieles, la invitación a participar espiritualmente a esta invocación. También está abierta a todos los hombres y mujeres de buena voluntad, que podrán unirse a ella en lo profundo de su corazón”.

Por el poco tiempo desde el envío de la carta (esta misma mañana), desde la Secretaría General del Obispado de Zamora se ha comunicado esta iniciativa a los sacerdotes e instituciones diocesanas a través del correo electrónico.

Tras la llegada de los dos gobernantes invitados, que serán recibidos por el Papa en la Casa Santa Marta (su residencia) a partir de las 18 horas, se unirá el patriarca ecuménico de Constantinopla, Bartolomé. Después se desplazarán a los Jardines Vaticanos, donde comenzará el acto con una apertura musical y con la explicación. En la oración, se seguirá el orden cronológico de las tres religiones: judaísmo, cristianismo, islam.

Tras la intervención de Francisco invocando la paz, el Santo Padre invitará a cada uno de los dos presidentes a formular la propia invocación. Con un gesto de paz, en el que participa también el patriarca Bartolomé, todos se darán la mano y después el Papa los acompañará a plantar un olivo, símbolo de la paz.

 

 

Peregrinación de la unidad pastoral de Morales a Cataluña y El Pilar

06.06.2014 | 00:03
Peregrinación de la unidad pastoral de Morales a Cataluña y El Pilar
Peregrinación de la unidad pastoral de Morales a Cataluña y El Pilar 
 
 

La Unidad de Acción Pastoral de Morales de Toro ha celebrado recientemente una peregrinación a Tarragona, Barcelona, el Santuario de Monserrat y Zaragoza. En esta peregrinación han participado 70 personas de las parroquias del Arciprestazgo del Pan y de las parroquias de la Unidad de Acción Pastoral que aglutina a los municipios de Pinilla de Toro, Villardondiego, Villavendimio, Villalonso, Morales de Toro y Vezdemarbán.

Durante esta peregrinación, los participantes han podido conocer las ciudades de Tarragona y Barcelona, aunque también han visitado el Santuario de Monserrat y la localidad de Salou. Este viaje concluyó con una visita a la basílica de El Pilar en Zaragoza, en la que asistieron a una solemne eucaristía.

 

Marcando la X… a favor de la Iglesia Católica

Marcando la X… a favor de la Iglesia Católica

 

 Zamora, 29/04/14. Poner una X en la casilla correspondiente de la Declaración de la Renta es un gesto de reconocimiento y gratitud hacia la Iglesia. Puedes ayudarla, y de hecho seguro que lo haces de muchas maneras; ahora toca marcar la X, porque:

- Así también muestras la conciencia de pertenecer a la Iglesia y tu disposición para ayudarla, sin que al hacerlo tengas que pagar más o recibir menos devolución.

- Así también ayudas en la misión que la Iglesia tiene de llevar el Evangelio de Jesucristo a todas las gentes.

- Así también colaboras en la construcción y el mantenimiento de templos y otros lugares para la celebración de la fe.

- Así también te comprometes con quienes siguen trabajando por la justicia, denuncian la pobreza, curan las llagas de los que sufren y promueven la dignidad de todas las personas.

- Así también reconoces la labor educativa que la Iglesia pone al servicio del hombre y de la sociedad.

- Así también apoyas el cuidado del patrimonio religioso y cultural que la Iglesia promueve y custodia.

- Así también respetas a todos los que no quieren marcar la X a favor de la Iglesia Católica.

- Así también puedes marcar la X en la casilla de otros fines sociales, sin que por ello vayas a pagar más o te vayan a devolver menos.

Marcando la X a favor de la Iglesia Católica no haces daño a nadie, favoreces los servicios que la Iglesia presta a la sociedad, y ejerces libremente el derecho de destinar una parte de tus impuestos a quien tú quieres.

EUSTAQUIO MARTÍNEZ CONDE. Vicario de Asuntos económicos                          

 

Fallece Mario Manso, párroco de Morales del Vino

 

21 - FEBRERO - 2014

Fallece Mario Manso, párroco de Morales del Vino

 
 

Hoy ha fallecido en Zamora a los 66 años de edad el sacerdote diocesano Mario Manso García, natural de Villalube, que comenzó su ministerio en parroquias de Sayago y, después de estar más de 30 años en Vezdemarbán y otros pueblos del arciprestazgo de Toro-La Guareña, desde 2011 era párroco de Morales del Vino y otras parroquias cercanas, además de arcipreste de El Vino.

Zamora, 21/02/14. Esta mañana ha fallecido en Zamora el sacerdote Mario Manso García, párroco en activo de Morales del Vino, a los 66 años de edad y 40 de sacerdocio. Nacido en 1948 en Villalube, fue ordenado presbítero el 3 de junio de 1973.

Realizó sus estudios en el Seminario Menor “San Luis y San Victoriano” de Toro, y posteriormente en Salamanca. Tras su ordenación fue nombrado cura ecónomo de Luelmo y cura encargado de Monumenta. Un año después, en 1974 se hizo cargo provisionalmente de las parroquias de Villamor de la Ladre y Tudera, haciendo lo mismo durante un mes de 1977 en Moral de Sayago.

A continuación, en el mismo año 1977, fue nombrado cura encargado de Vezdemarbán, y dos años después se le agregó la parroquia de Pinilla de Toro. En 1986 fue nombrado párroco de ambas localidades, y en 1993 asumió también la parroquia de Villalonso. Fue profesor de Religión en el Seminario Menor de Toro y en el Instituto “Pardo Tavera” de la misma localidad. En 2007 fue nombrado, además, cura encargado de Villardondiego, y en 2011 de Villavendimio, sin dejar los servicios anteriores.

En 2005 fue nombrado arcipreste de Toro, pasando después, tras la remodelación del mapa diocesano, a ser arcipreste de Toro-La Guareña en 2011. En septiembre de ese mismo año fue enviado al arciprestazgo de El Vino como párroco de Morales del Vino y encargado de Entrala, el Perdigón, San Marcial y Tardobispo. Desde 2012 era también arcipreste de El Vino.

La Misa exequial tendrá lugar mañana, sábado 22, a las 16,30 horas en la iglesia parroquial de Morales del Vino, y después será trasladado al cementerio de Villalube para su entierro. El velatorio está instalado en el Tanatorio de Nuestra Señor a del Tránsito.

Descanse en paz. Descanse en Dios.

 

NOTA: Las parroquias de Vezdemarbán, Pinilla de Toro, Villardondiego y Villalonso ponen a disposición de sus feligreses un autobús para asistir a la Misa de exequias en Morales del Vino. Y la semana que viene se celebrará una Misa en sufragio por D. Mario en la parroquia de Vezdemarbán, de la que fue párroco durante 34 años.

 

 

 

 HORARIO DE VISITA

25 de diciembre: Bendición al finalizar la Misa del día, a las 13.00 h.

28-29 de didiembre: De 16.00 h. a 18.00 h.

1 de enero: Al finalizar la Misa del Día, a las 13.00 h.

4-5 de enero: De 16.00 a 18.00 h.

6 de enero: Al finalizar la Misa del Día, a las 13.00 h.

11-12 enero: De 16.00 a 18.00 h.

 

Morales acogerá una función infantil de los Reyes Magos

La Unidad de Acción Pastoral prepara una excursión a Madrid y Riaza para catequistas, niños y familiares

30-12-2013TuentiMeneame   

Un joven durante la interpretación de los Reyes Magos del pasado año.

Un joven durante la interpretación de los Reyes Magos del pasado año.. Foto U. A. P..

L. G. La Navidad está pisando fuerte en los pueblos que conforman la Unidad de Acción Pastoral de Morales de Toro. Las localidades adscritas a esta organización han decidido dar una vuelta de tuerca a las celebraciones y para ello no dejan de organizar eventos que refuerzan la colaboración entre parroquias y la ayuda a los que en estas fechas más lo necesitan. Bajo la batuta del sacerdote común a los seis municipios, Francisco Ortega Vicente Rodríguez, a lo largo de los últimos días y en los sucesivos, la zona se ha tornado en epicentro de la solidaridad y la fe. En el horizonte, una excursión a Madrid y Riaza para «vivir la fe de manera diferente» y la ya tradicional representación infantil de los Reyes Magos en la iglesia parroquial de Morales de Toro, que se celebrará el próximo día 5 de enero a partir de las cinco de la tarde.

Durante este fin de semana, la iglesia de San Miguel de Vezdemarbán se convirtió en centro de risas e ilusión de los más pequeños. Pero todo comenzó mucho antes. Como asegura el párroco Francisco a través de la página web de la Unidad de Acción Pastoral, la idea nació en los días previos al adviento. Bajo el lema de «Juégate la Navidad», el objetivo era impulsar durante este tiempo de Adviento la recogida de juguetes usados que cualquiera tiene en casa sin hacerles demasiado caso y llevarlos hasta las parroquias. Y así se hizo hasta el pasado viernes. Entonces, niños de todas las parroquias de la organización -Morales de Toro, Pinilla de Toro, Vezdemarbán, Villalonso, Villardondiego y Villavendimio- se reunieron en la citada iglesia de San Miguel para compartir entre todos esos juguetes que personas de la comarca previamente habían depositado para tal efecto.

Ya el sábado, la actividad se trasladó a la iglesia parroquial de Pinilla de Toro. En la celebración de la Fiesta de la Sagrada Familia, la parroquia se vistió con sus mejores galas para recibir la visita de la televisión regional, en un evento que congregó a feligreses de los seis municipios asociados a la Unidad de Acción Pastoral.

De cara a los próximos días, la organización pastoral se volverá a reunir, en esta ocasión para viajar. Será el día 3 de enero, cuando los vecinos de las localidades tendrán la oportunidad de realizar una excursión a Madrid y Riaza con la intención de pasar un día de convivencia y trasladar su fe fuera de las fronteras provinciales. Y ya el próximo día 5 de enero, la actividad se trasladará a Morales de Toro. La iglesia parroquial del municipio se convertirá en un pesebre improvisado y hasta allí llegarán los Reyes Magos de Oriente encarnados por los niños del pueblo.

Lazos de fe entre pueblos

Un centenar de feligreses de las parroquias adscritas a la Unidad de Acción Pastoral de Morales de Toro celebra en Villalonso una jornada de convivencia

16.12.2013 | 00:45

Son vísperas de Navidad. Fechas de reuniones con familiares, amigos, conocidos y compañeros de trabajo. También son días en los que la fe cristiana celebra el nacimiento de Jesús. Y también eso es digno de reunión. Por ello, un centenar de vecinos de las localidades de Morales de Toro, Pinilla de Toro, Vezdemarbán, Villalonso, Villardondiego y Villavendimio se reunieron en el día de ayer para participar en una jornada de hermanamiento organizada por la Unidad de Acción Pastoral de Morales de Toro, promovida por el párroco conjunto de la media docena de municipios, Francisco Ortega Vicente Rodríguez.


El castillo de Villalonso fue anfitrión de excepción de esta cita. Allí se reunieron los feligreses para participar en una comida que servirá como anticipo para las pascuas. Previamente, los vecinos de las localidades anteriormente mencionadas celebraron una eucaristía en la iglesia de Santa María de este municipio. Tras los actos litúrgicos y el necesario vermú, el centenar de participantes se dirigió por goteo hasta la fortaleza medieval, recién restaurada. En el interior les esperaba un salón perfectamente acondicionado para dar buena cuenta de lo que los cocineros habían fraguado. Pero la jornada no terminó ahí, sino que, tras la comilona, los vecinos de estas seis localidades tuvieron tiempo para estar todos juntos y compartir conversación, como una manera infalible de estrechar lazos entre municipios anexos que a veces no consiguen entablar relación.


Al César lo que es del César. En este caso, a Francisco Ortega Vicente Rodríguez. Un párroco al que le fue encomendada la tarea de pastorear a Morales de Toro, Pinilla de Toro, Vezdemarbán, Villalonso, Villardondiego y Villavendimio en el año 2011 y que en apenas dos años desde entonces ha conseguido fundir a sus parroquias en torno a la Unidad de Acción Pastoral. «Es estupendo ver la respuesta recibida. Somos cien personas, con representación de los seis pueblos, y porque hemos tenido que cerrar el cupo dado que en el local no cabían más», explica el sacerdote. Para él, jornadas como la celebrada ayer en Villalonso son una oportunidad para que los vecinos de diferentes pueblos compartan sus experiencias y pasen un rato todos juntos de manera agradable. «Se trata, en definitiva, de juntarnos todas las parroquias para tener una comida de fraternidad y así prepararnos para la Navidad como familia cristiana», explica el padre Francisco.


Pero las actividades no terminan aquí. De hecho, la celebración de la pascua navideña no ha hecho más que empezar para esta Unidad de Acción Pastoral de Morales de Toro. «Hemos preparado numerosas actividades para la Navidad. El próximo día 27 de diciembre realizaremos una campaña de recogida de juguetes usados. La idea es que los niños acudan a la iglesia de Vezdemarbán con sus juguetes y los compartan unos con otros», detalla el párroco. «Al día siguiente, el 28, la televisión acudirá a la iglesia de Pinilla de Toro para retransmitir la misa y allí nos juntaremos todas las parroquias para celebrar la fiesta de la Sagrada Familia», informa. «Para el 3 de enero haremos algo un poco diferente. Nos iremos de excursión con los niños, familias y catequistas a Madrid y Riaza para vivir la Navidad de manera distinta», añade. «Y, por último, el 5 de enero tenemos la representación de los Reyes Magos con un grupo de niños de Morales de Toro para todas las parroquias», concluye el sacerdote.


Con esta apretada agenda se pone de manifiesto que la fe está viva en los pueblos del alfoz. Tan viva, o más, que la celebración de ayer en Villalonso.

 

 

CAFÉ SOLIDARIO POR FILIPINAS

El grupo de chicos y chicas de la parroquia de El Salvador de Morales de Toro que completaron su Iniciación cristiana en el pasado mes de Julio, en el marco de las actividades programadas para la parroquia ha organizado un Café Solidario con motivo de la reciente catástrofe natural acontecida en Filipinas.

Desde la solidaridad y los lazos de fe que nos unen nos planteamos como grupo qué hacer desde la parroquia para ayudar a estos hermanos nuestros. Hemos conocido la situación en que este país ha quedado y lo hemos plasmado en unos murales que se colocaron en la sala que acogió la iniciativa del Café Solidario para conocer el alcance de la catástrofe. Previamente, el párroco solicitó la colaboración de todos aquellos que quisieran aportar lo necesario para compartir algo juntos y recaudar donativos para ayudar económicamente a las necesidades más básicas en Filipinas. La gente colaboró con toda clase de alimentos y bebidas, dulces, tortillas, pastas, café, vino, refrescos, etc. aportando después una cantidad por cada consumición que íntegramente se dona a Caritas para que gestione la ayuda de la mejor manera posible, así como también otros donativos que particularmente cada uno hizo.

Junto a esta colaboración económica y conocimiento de la situación, no quisimos olvidarnos de la fuerza de la oración para lo cual se habilitó la capilla de San Juan, para ante el Señor orar por los damnificados y escuchar las palabras del Papa Francisco, uniéndonos a su oración y a la de todo el pueblo Filipino.

La iniciativa que comenzó el 30 de noviembre y concluyó el 1 de diciembre asistió un buen número de fieles de todas las parroquias de la Unidad de Acción Pastoral y se recaudaron 714 € y un puñado de oraciones, que elevamos a Dios por estos hermanos nuestros.

 

La Iglesia diocesana de Zamora: con todos y al servicio de todos

 
La Diócesis de Zamora celebra el domingo 17, junto a la Iglesia en España, el Día de la Iglesia Diocesana, y da a conocer con motivo de esta jornada sus datos estadísticos y económicos. El obispo subraya en una carta el servicio que hace a miles de personas la comunidad diocesana.

 
Zamora, 13/11/13. El próximo domingo 17 de noviembre se celebra el Día de la Iglesia Diocesana. Con el lema “La Iglesia con todos, al servicio de todos”, se recuerda a los fieles y a toda la sociedad en general la identidad y la labor de la Iglesia católica, que se concreta en las diócesis y en las parroquias, y se hace en éstas una colecta para las necesidades de la Iglesia diocesana.

 
Datos estadísticos

 
En el último número de la publicación diocesana Iglesia en Zamora, editada por la Delegación Diocesana de Medios de Comunicación Social, se ofrecen algunos datos actualizados sobre la realidad eclesial en Zamora, cuya Diócesis cuenta con 303 parroquias repartidas en 7 arciprestazgos desde la última remodelación del mapa el año 2011.

 
Esta red de comunidades es atendida por el trabajo de 146 sacerdotes diocesanos y la colaboración de numerosos fieles, entre los que se calculan, por ejemplo, más de 400 catequistas y más de 100 celebrantes de la Palabra. El Seminario Mayor tiene 3 alumnos estudiando Teología en Salamanca. El Seminario Menor cuenta con 46 chicos matriculados en la ESO y 3 en Bachillerato. El curso introductorio al Seminario Mayor lo forman 2 alumnos.

 
En cuanto a la vida consagrada, las monjas contemplativas son 191, distribuidas en 16 conventos y monasterios de 8 órdenes diferentes. Además, hay 6 órdenes y congregaciones que agrupan a 22 religiosos de vida activa. Las religiosas de vida activa son 237, pertenecientes a 13 institutos diferentes que cuentan con 27 casas. También entran aquí los 24 miembros de cuatro institutos seculares, 3 femeninos y 1 masculino.

 
Existen 35 movimientos y asociaciones de apostolado seglar (31 de adultos y 4 de jóvenes), además de innumerables cofradías y hermandades por toda la geografía diocesana.

 
Un resumen de la economía diocesana

 
En torno a esta jornada eclesial, la Diócesis de Zamora informa a sus fieles sobre el funcionamiento económico, y con este motivo se ha distribuido en todas las parroquias el folleto Nuestra Iglesia, que muestra gráficamente los porcentajes que supone cada capítulo en la administración diocesana.

 
En cuanto a los ingresos, los dos apartados principales son lo ingresado en las parroquias (un 40,87 %) y lo correspondiente a la asignación tributaria (un 40,75 %). Un 5,35 % entra por los ingresos de patrimonio y otras actividades, y el 4,83 % se refiere a ingresos extraordinarios, mientras que el 1,89 % restante lo integran las aportaciones voluntarias de los fieles a través de colectas parroquiales, cuotas, suscripciones, limosnas, herencias y legados.

 
En el capítulo de gastos, el sostenimiento ordinario de las parroquias se lleva la mayor parte (un 39,99 %), y las reparaciones y conservación de las iglesias y otros locales pastorales suponen el 12,90 %. La retribución del clero y los gastos sociales correspondientes ascienden al 17,68 % de los gastos, mientras que el 5,33 % se refiere al mismo concepto en el personal seglar. Un 4,00 % está dedicado a las acciones pastorales y asistenciales. Así, la capacidad de financiación propia de la Diócesis está en el 20,10 %.

 
En el folleto distribuido en las parroquias se recuerda a los fieles y a todos los que valoran y apoyan la acción de las comunidades cristianas que “la colaboración periódica, con una cuota familiar o personal, abonada a través de domiciliación bancaria, es el mejor sistema para contribuir al sostenimiento económico de la Iglesia”.

 
Obispo de Zamora: comprometidos a servir a todos

 
La publicación Nuestra Iglesia incluye una carta del obispo de Zamora, Gregorio Martínez Sacristán, que afirma que “nuestra Iglesia diocesana está con todos los hombres y mujeres de nuestro pueblo”. Y va haciendo un repaso de “cómo está con los niños que son presentados para ser iniciados en la vida de fe; está con los adolescentes que asumen personalmente su condición cristiana, y también está con los jóvenes que maduran responsablemente su experiencia creyente”.

 
El prelado continúa diciendo que la Diócesis “a la vez está con los bautizados que se preparan para unir sus vidas formando un matrimonio; está con las familias que se esfuerzan por construirse y mantenerse desde los principios cristianos; así como está con los mayores necesitados de compañía y atención; y también está con los enfermos que requieren ser cuidados y confortados”.

 
Además, recuerda monseñor Martínez Sacristán, “está con los que vienen de lejos esperando ser acogidos; y está con los hombres y mujeres marginados que son merecedores de recobrar una vida con dignidad”. De esta manera, la Iglesia diocesana de Zamora “está y estará en todos y cada uno de nuestros pueblos y ciudades”.

 
Esta presencia eclesial continua “está motivada y caracterizada por una actitud: el servicio. Sí, nuestra Diócesis está al servicio de todos. Vive y se construye sirviendo a los hombres ya que así la quiere su único Señor, Jesucristo. Mirando su enseñanza y su ejemplo los católicos nos comprometemos a vivir sirviendo a nuestros contemporáneos, de modo que la vida eclesial constituye una espléndida floración de personas, palabras y acciones serviciales”.

 
Para hacer posible esto, señala el obispo, “se requiere no sólo la implicación personal de todos sus miembros, sino también medios para sostener a sus personas y actividades”. Por ello la jornada del 17 de noviembre “nos ofrece la oportunidad de mostrarnos responsables con nuestra Iglesia, de ahí que os invito a seguir cooperando con ella, para que así verifiquemos esta afirmación: ‘Ayuda a la Iglesia, ganamos todos’. Esto depende de nuestro propio compromiso”.

 

 

 

El obispo inaugura como profesor las Lecciones de Teología

Comienza un nuevo curso de las Lecciones de Teología convocadas por la Diócesis para la formación sistemática de todos sus fieles, y lo hará con una clase del obispo diocesano, Gregorio Martínez Sacristán, sobre la primera encíclica del papa Francisco, el jueves 7 de noviembre a las 20 horas en la Casa de la Iglesia.

 

Zamora, 6/11/13. Mañana, jueves 7 de noviembre, comenzará el nuevo curso académico del Centro Teológico Diocesano “San Ildefonso”, continuando con su formato de Lecciones de Teología con periodicidad mensual. La primera de las Lecciones estará a cargo del obispo diocesano, Gregorio Martínez Sacristán, que presentará la primera encíclica del papa Francisco, Lumen fidei.

 

Las 8 Lecciones de Teología tendrán lugar en la Casa de la Iglesia (Seminario San Atilano) los primeros jueves de cada mes a las 20 horas. Durante el curso pasado, medio centenar de alumnos siguieron las clases mensuales, en las que los profesores expusieron los documentos más destacados del Concilio Vaticano II y propusieron materiales para el estudio personal.

 

Como explica el director del Centro Teológico Diocesano “San Ildefonso”, Narciso-Jesús Lorenzo, “en esta ocasión la celebración del Año de la Fe nos ha dado las claves para profundizar en algunos aspectos de la formación teológica”, destacando, además, la “generosa colaboración de los profesores y el interés manifiesto de muchos de los antiguos alumnos y otras personas preocupadas por seguir formándose”.

 

En una carta dirigida a las parroquias de la Diócesis para dar a conocer el nuevo curso académico de las Lecciones de Teología, su director señala que “queremos responder a la invitación que nuestro obispo nos hacía en su carta pastoral: potenciar y renovar la vivencia personal y comunitaria de fe en el Dios vivo y verdadero contribuyendo con una serie de lecciones que nos ayuden profundizar en la razonabilidad de nuestra de fe”.

 

 

El objetivo de la convocatoria es mostrar que “nuestra fe no es una opinión más de sentido; tiene que ver con la presencia e intervención de Dios en la historia. Y sus repercusiones en la vida y en la sociedad: la caridad, la santidad, la cultura, etc.”. Así se ha programado el ciclo de 8 Lecciones bajo el título genérico de “La luz de la fe”. Además del obispo, los otros ponentes serán 6 sacerdotes diocesanos y la directora de Cáritas Diocesana.

 

El Centro Teológico Diocesano “San Ildefonso” es una institución diocesana de formación teológica. Por él han pasado ya 5 promociones de alumnos, que han cursado un trienio sistemático de estudios teológicos: 3 en Zamora capital, 1 Benavente y 1 en Toro.

 

Para atender la formación permanente de estos alumnos y para iniciar en la Teología a otras personas interesadas en seguir profundizando en su formación cristiana, desde hace dos cursos ha puesto en marcha las Lecciones de Teología. Se trata de una lección mensual en la que el profesor expone un tema de profundización o actualidad, con competencia académica y capacidad comunicativa.

 

Programa del curso: La luz de la fe

 

- Jueves 7 de noviembre

Lumen fidei. Gregorio Martínez Sacristán, obispo diocesano.

 

- Jueves 5 de diciembre

Tener o no tener fe: creyentes, agnósticos, ateos, apóstatas. José Alberto Sutil, vicario parroquial de Cristo Rey.

 

- Jueves 9 de enero

La transmisión de la fe a la luz de la Biblia. Antonio Jesús Martín, delegado episcopal de Cáritas Diocesana y párroco de Villaralbo.

 

- Jueves 6 de febrero

Fe en Dios, fe en la Trinidad. Emilio José Justo, párroco de Peñausende.

 

- Jueves 6 de marzo

Creo “en” la Iglesia. Jesús Campos, director del Secretariado de Pastoral Universitaria y párroco de San Lorenzo.

 

- Jueves 3 de abril

Testigos de la fe en Zamora. David Villalón, delegado diocesano de Misiones y párroco de Bermillo de Sayago.

 

- Jueves 8 de mayo

El compromiso de la fe: la caridad. Mercedes Morán, directora de Cáritas Diocesana.

 

- Jueves 5 de junio

La obras de la fe: historia y contenidos de la fe en el arte de la Catedral de Zamora. José Ángel Rivera, delegado diocesano para el Patrimonio y la Cultura y párroco de San Frontis. 

 

 

 

INTERVENCIÓN DEL PÁRROCO  EN RADIO MARIA SOBRE MORALES DE TORO.

 

 

//youtube.com/watch?v=JTZCxiIRtJE

 

 

Celebración del Sacramento de la Confirmación en Morales de Toro.

 

El pasado sábado 13 de Julio se celebraron las confirmaciones en Morales de Toro de 14 jovenes entre

16-19 años. La celebracion fue  presidida por D. Gregorio Martinez Sacristán en la Iglesia de San Salvador.

En los próximos dias se celebrará en Vezdemarbán y Pinilla de Toro.

El obispo realiza nombramientos en parroquias de Zamora, Benavente y Toro

 
El obispo diocesano de Zamora acaba de hacer nombramientos pastorales que afectan a 15 sacerdotes, que se encargarán de diversos servicios parroquiales en los arciprestazgos de Zamora-ciudad, Benavente-Tierra de Campos y Toro-La Guareña, además de un cargo diocesano, la Catedral y algunas capellanías.

 
Zamora, 23/06/13. Hoy acaban de hacerse públicos los nombramientos que ha firmado el obispo de Zamora, Gregorio Martínez Sacristán, relativos a nuevos encargos pastorales a sacerdotes de la Diócesis. En las Misas dominicales los presbíteros afectados por los cambios los han comunicado a sus parroquias respectivas.

 
En total, se trata de un nombramiento diocesano, cinco que afectan al arciprestazgo de Benavente-Tierra de Campos, uno al de Toro-La Guareña y otros siete al arciprestazgo de Zamora-ciudad. Son los siguientes:

 

 
Nombramiento diocesano

 
- Francisco-Ortega Vicente Rodríguez (Riego del Camino, 1981) ha sido nombrado subdelegado diocesano de Catequesis.

 

 
Nombramientos parroquiales y otros

 
Arciprestazgo de Benavente-Tierra de Campos

 
- Leovigildo Martín Villar (Villaveza de Valverde, 1937) es el nuevo cura encargado de la parroquia de San Isidro de Benavente.

 
- Melquisedec Coca Conde (Vezdemarbán, 1943) es el nuevo cura encargado de Villanueva de Azoague.

 
- César Salvador Gallego (Pajares de la Lampreana, 1964) es el nuevo capellán de la Residencia Mixta de Benavente.

 
- Ángel Carretero Martín (Zamora, 1976) pasa a ser el nuevo párroco de San Cristóbal de Entreviñas y cura encargado de Matilla de Arzón.

 
- Abelardo Febrero Fernández (Villanueva del Campo, 1932) pasa a ser el nuevo capellán del Convento de la Asunción de Villalobos, de las religiosas Clarisas.

 

 
Arciprestazgo de Toro-La Guareña

 
- José Luis Miranda Domínguez (Gallegos del Pan, 1970) y Roberto Castaño Joaquín (Zamora, 1976) han sido nombrados párrocos “in solidum” de las Parroquias de Toro y Tagarabuena, siendo el primero el moderador.

 

 
Arciprestazgo de Zamora-Ciudad

 
- Fabriciano Prieto Miguel (Pajares de la Lampreana, 1944) ha sido nombrado canónigo de la S.I. Catedral de Zamora, responsable de la Música y del Canto.

 
- José María Diego Pascual (Vezdemarbán, 1957) pasa a ser párroco del Espíritu Santo y cura encargado de la parroquia de San Claudio de Olivares.

 
- La comunidad de Salesianos de Zamora se encargarán de la parroquia de Nuestra Señora del Pilar y también han sido nombrados capellanes del Monasterio de Santa Clara, de las religiosas Clarisas.

 
- Francisco Abad Miguel (Villaralbo, 1956) pasa a ser párroco de San Benito.

 
- José Francisco Matías Sampedro (Belver de los Montes, 1956) pasa a ser párroco de San Pedro y San Ildefonso.

 
- José Manuel Rubio Maldonado (Zamora, 1980) ha sido nombrado vicario parroquial de San Pedro y San Ildefonso.

 
- Agustín Montalvo Fernández (Muelas del Pan, 1942) y Florencio Gago Rodríguez (Zamora, 1962) han sido nombrados párrocos “in solidum” de San Lázaro, siendo el primero el moderador.

 

 

 
 

 

Cinco piezas de Zamora y Flores se expondrán en “Credo” (Las Edades del Hombre) en Arévalo


Hoy se han presentado en Zamora las cinco pinturas que representarán a la Diócesis de Zamora en la exposición de Las Edades del Hombre “Creo”, que comenzará en Arévalo el 21 de mayo. Se trata de dos tablas de la iglesia de Flores, un lienzo de la iglesia de los Remedios de la capital y dos lienzos de la sacristía de la Catedral.

 
Zamora, 15/04/13. Esta mañana el Seminario San Atilano ha acogido la presentación a los medios de comunicación de la participación de la Diócesis de Zamora en la exposición “Credo” de Las Edades del Hombre, que abrirá sus puertas en la localidad abulense de Arévalo el próximo mes de mayo. Serán en total cinco piezas de arte sacro las que serán expuestas en esta importante muestra.

 
Olalla González, del Departamento de Comunicación de la Fundación Las Edades del Hombre, ha sido la encargada de dar en la rueda de prensa todos los detalles de la exposición, señalando que en el año 2010 “la Fundación Las Edades del Hombre y la Junta de Castilla y León suscribieron un convenio para seguir trabajando unidos por la conservación, restauración y difusión del patrimonio de la Comunidad”.

 
Las Edades, en el Año de la Fe

 
En 2013, será la localidad de Arévalo, situada al norte de la provincia de Ávila, la que acoja la próxima edición de Las Edades del Hombre. Declarado por el Papa Benedicto XVI Año de la Fe, “por esa razón ‘Credo’ quiere convertirse en referente, no sólo de Castilla y León, sino de todas las Diócesis”. Estará abierta entre el 21 de mayo y el 3 de noviembre, en cuatro sedes: las iglesias de El Salvador, San Martín y Santa María, y la Casa de Sexmos, centro de recepción de visitantes.

 
González explicó también el cartel de la muestra: “la imagen creada para expresar ‘Credo’ son cuatro rostros con los que se quiere poner de manifiesto que el contenido de la fe cristiana es hoy igual que ayer y mañana. Eduardo Palacios, pintor que también realizó el cartel de ‘Monacatus’, ha sido el creador de esta imagen. Para ello ha elegido cuatro rostros románicos tomados del presbiterio de la iglesia de Santa María de Arévalo, conectándolos con rostros actuales”.

 
El título de la exposición,“Credo”, es la primera palabra del símbolo de la fe, y expresa tanto en latín como en castellano la confesión de la doctrina cristiana. En cuanto al esquema de la exposición, un preámbulo bajo el título “Creo” dará paso a tres capítulos unidos por el propio Credo: Creo en Dios, Creo en Jesucristo y Creo en el Espíritu Santo. Según la responsable de Comunicación de la Fundación, “se creará un itinerario urbano que además de guiar al visitante hacia las sedes expositivas vaya mostrando el rico patrimonio de la localidad de Arévalo”.

 
25 años de Las Edades y apoyo del Vaticano

 
En su intervención, Olalla González también explicó que “esta muestra coincidirá con el XXV aniversario de la primera edición de Las Edades del Hombre cuyo título fue ‘El arte en la Iglesia de Castilla y León. Las Edades del Hombre’, celebrada en la Catedral de Valladolid del 24 de octubre de 1988 al 2 de abril de 1989”. Así, “este aniversario se muestra tanto en el cartel de ‘Credo’ como en el recorrido que une las sedes mediante la colocación de unos tótems que recordarán las ediciones anteriores”.

 
Además de señalar las colaboraciones de empresas privadas con la muestra de este año, González destacó el importante impulso que ha dado la Santa Sede a la exposición: “desde hace tiempo el Vaticano, a través del Consejo Pontificio para la Cultura, realiza un especial seguimiento del proyecto de Las Edades del Hombre, siendo este valorado muy positivamente considerándolo como la mejor muestra de arte religioso desarrollado en el tiempo que trae a nuestros días la siempre necesaria relación entre fe y cultura. Es en esta edición cuando se materializa este interés en forma de patrocinio”.

 
También intervino en la presentación Pilar Alonso Viviano, jefa del Servicio Territorial de Cultura de la Junta de Castilla y León en la provincia de Zamora, que mostró el apoyo continuo del Ejecutivo regional a esta iniciativa de arte sacro, y recordó la importancia que supuso para Zamora la posibilidad de ser sede de la edición de 2001 de Las Edades del Hombre,“Remembranza”.

 
Una aportación modesta pero de calidad

 
Por su parte, el delegado diocesano de Medios de Comunicación Social, Luis Santamaría, destacó el aniversario de estas exposiciones, afirmando que se trata de “un cuarto de siglo de catequesis a través de las artes, no sólo plásticas, sino también de otras áreas como la música”.

 
Santamaría se refirió también a que, en el marco del Año de la Fe, “en este importante proyecto se conjuga la Iglesia universal (a través del Consejo Pontificio para la Cultura, de la Santa Sede) y la Iglesia local, hecha realidad en las 11 diócesis de Castilla y León”, y recordó que el obispo de Zamora, Gregorio Martínez Sacristán, es uno de los patronos de la Fundación Las Edades del Hombre, como prelado de la región.

 
El delegado de Medios de Comunicación Social explicó que “de la Diócesis de Zamora, la participación es menor en cantidad este año, con cinco piezas, pero su calidad artística no desmerece nuestra aportación de ediciones anteriores”, y enumeró las pinturas que se llevarán a Arévalo: “dos tablas del siglo XVI del retablo de la iglesia parroquial de la pequeña localidad de Flores, en Aliste; un lienzo de la Visitación de la iglesia de los Remedios de la capital; y dos lienzos de personajes bíblicos, atribuidos a Lucas Jordán, de la sacristía de la Catedral”.

 
Fichas técnicas de las obras

 
 

Ascensión
Autor desconocido
Primer tercio del siglo XVI
Pintura al temple sobre tabla
87 x 62 cm.
Iglesia parroquial de la Asunción. Flores (Zamora)

 
 
 
 

 
Pentecostés
Autor desconocido
Primer tercio del siglo XVI
Pintura al temple sobre tabla
88 x 63 cm.
Iglesia parroquial de la Asunción. Flores (Zamora)

 
 
 
 
 
Visitación
Francisco Antolínez
1699
Óleo sobre lienzo
98 x 126 cm (con marco)
Iglesia de Nuestra Señora de los Remedios. Zamora

 
 
 
Moisés
Lucas Jordán (atribución)
Siglo XVII
Óleo sobre lienzo
99 x 74,5 cm
S.I. Catedral de Zamora

 
 
 
 
 
Aarón
Lucas Jordán (atribución)
Siglo XVII
Óleo sobre lienzo
99 x 74,5 cm
S.I. Catedral de Zamora




 

 

 

 
 

 

 HABEMUS PAPAM: Francisco I

 

Bendición Urbi et Orbi:

Hermanos y hermanas, buenas tardes.

Sabéis que el deber del cónclave era dar un Obispo a Roma. Parece que mis hermanos Cardenales han ido a buscarlo casi al fin del mundo..., pero aquí estamos. Os agradezco la acogida. La comunidad diocesana de Roma tiene a su Obispo. Gracias. Y ante todo, quisiera rezar por nuestro Obispo emérito, Benedicto XVI. Oremos todos juntos por él, para que el Señor lo bendiga y la Virgen lo proteja.

(Padre nuestro. Ave María. Gloria al Padre).

Y ahora, comenzamos este camino: Obispo y pueblo. Este camino de la Iglesia de Roma, que es la que preside en la caridad a todas las Iglesias. Un camino de fraternidad, de amor, de confianza entre nosotros. Recemos siempre por nosotros: el uno por el otro. Recemos por todo el mundo, para que haya una gran fraternidad. Deseo que este camino de Iglesia, que hoy comenzamos y en el cual me ayudará mi Cardenal Vicario, aquí presente, sea fructífero para la evangelización de esta ciudad tan hermosa. Y ahora quisiera dar la Bendición, pero antes, antes, os pido un favor: antes que el Obispo bendiga al pueblo, os pido que vosotros recéis para el que Señor me bendiga: la oración del pueblo, pidiendo la Bendición para su Obispo. Hagamos en silencio esta oración de vosotros por mí....

Ahora daré la Bendición a vosotros y a todo el mundo, a todos los hombres y mujeres de buena voluntad.

(Bendición).

Hermanos y hermanas, os dejo. Muchas gracias por vuestra acogida. Rezad por mí y hasta pronto. Nos veremos pronto. Mañana quisiera ir a rezar a la Virgen, para que proteja a toda Roma. Buenas noches y que descanséis.

Obispo de Zamora: “ahora ya no existe el cardenal Bergoglio; existe el Papa Francisco”

Primeras declaraciones del obispo de Zamora ante la elección del nuevo Papa, Francisco I. Las campanas de la Diócesis han repicado, y la presencia diocesana en las redes sociales de Internet se ha hecho eco de inmediato. El obispo anuncia que se celebrará una Misa de acción de gracias en la Catedral, con la fecha aún sin determinar.

Zamora, 13/03/13. A las 19,06 horas de hoy salió por la chimenea instalada en la Capilla Sixtina del Vaticano la esperada “fumata bianca”, indicativa de la elección de un nuevo Papa. Algo más de una hora más tarde, el cardenal protodiácono anunció, desde el balcón de la Basílica de San Pedro, el tradicional “habemus Papam”. Ya hay un nuevo sucesor de San Pedro, el cardenal Jorge Mario Bergoglio, que ha tomado el nombre de Francisco I.

El obispo de Zamora, Gregorio Martínez Sacristán, ha comentado tras esta elección su “emoción y agradecimiento a Dios nuestro Señor, porque a través de este hombre se realiza la sucesión de Pedro. Ahora en este momento ya no existe el cardenal Bergoglio; existe el Papa Francisco, el sucesor de Pedro que guía a la Iglesia y a los cristianos por el camino de la fe y de caridad”.

Además, ha reconocido: “para mí ha sido un poco sorpresiva la elección de este Papa, pero es el Papa que Dios ha querido en este momento poner al frente de su Iglesia, y ya lo iremos conociendo más detenidamente. Tampoco hay que conocerle mucho más. Es él el que verdaderamente nos guiará como cristianos y como pueblo de Dios por el camino de la fe y de la vida”.

Monseñor Martínez Sacristán también afirmó: “hay que rezar mucho, hay que arroparlo con la compañía del afecto, con la compañía de la oración y con el amor. Porque, como digo, no es el cardenal Bergoglio, es el sucesor de Pedro”. En cuanto al futuro inmediato en la Diócesis, el prelado señaló que“tendremos una eucaristía, ahora no sabemos cuándo, en la Catedral, para dar gracias a Dios y unirnos a él en el afecto y en la oración, manteniendo y expresando así la comunión con él”.

Campanas… y redes sociales

Las iglesias de la Diócesis de Zamora, tanto en la capital como en los pueblos, han repicado para mostrar la alegría de volver a tener obispo de Roma, principio de unidad en la Iglesia católica. Hicieron lo mismo el pasado 28 de febrero, siguiendo las indicaciones que se dieron desde la Delegación Diocesana de Liturgia. Algunos párrocos han señalado que han comenzado a repicar las campanas en el mismo momento de la “fumata”, como en Morales de Toro, por encontrarse en la iglesia.

Las cuentas de Facebook y Twitter de la Diócesis de Zamora, gestionadas por la Delegación Diocesana de Medios de Comunicación Social, han publicado lo siguiente tras el anuncio del nuevo pontífice:“Habemus Papam! Jorge Mario Bergoglio. Bendito el que viene en nombre del Señor!”. La cuenta de Twitter de la S.I. Catedral se adelantaba, al publicar un “tweet”a la vez que repicaban sus campanas.

 

 

Los últimos días de Benedicto XVI: http://www.news.va/es/sites/benedetto-xvi-es

http://www.news.va/es

Benedicto XVI renunciará al ministerio de obispo de Roma

 

Ciudad del Vaticano/Zamora, 11/02/13. Publicamos a continuación las palabras que ha pronunciado esta mañana Benedicto XVIen el contexto de un Consistorio cardenalicio convocado para el anuncio de unas canonizaciones. Reproducimos la traducción al español de Radio Vaticana. Audio en: http://bit.ly/Y4n77M

 
“Queridísimos hermanos,

 
Os he convocado a este Consistorio, no sólo para las tres causas de canonización, sino también para comunicaros una decisión de gran importancia para la vida de la Iglesia. Después de haber examinado ante Dios reiteradamente mi conciencia, he llegado a la certeza de que, por la edad avanzada, ya no tengo fuerzas para ejercer adecuadamente el ministerio petrino. Soy muy consciente de que este ministerio, por su naturaleza espiritual, debe ser llevado a cabo no únicamente con obras y palabras, sino también y en no menor grado sufriendo y rezando. Sin embargo, en el mundo de hoy, sujeto a rápidas transformaciones y sacudido por cuestiones de gran relieve para la vida de la fe, para gobernar la barca de san Pedro y anunciar el Evangelio, es necesario también el vigor tanto del cuerpo como del espíritu, vigor que, en los últimos meses, ha disminuido en mí de tal forma que he de reconocer mi incapacidad para ejercer bien el ministerio que me fue encomendado. Por esto, siendo muy consciente de la seriedad de este acto, con plena libertad, declaro que renuncio al ministerio de Obispo de Roma, Sucesor de San Pedro, que me fue confiado por medio de los Cardenales el 19 de abril de 2005, de forma que, desde el 28 de febrero de 2013, a las 20.00 horas, la sede de Roma, la sede de San Pedro, quedará vacante y deberá ser convocado, por medio de quien tiene competencias, el cónclave para la elección del nuevo Sumo Pontífice.

 
Queridísimos hermanos, os doy las gracias de corazón por todo el amor y el trabajo con que habéis llevado junto a mí el peso de mi ministerio, y pido perdón por todos mis defectos. Ahora, confiamos la Iglesia al cuidado de su Sumo Pastor, Nuestro Señor Jesucristo, y suplicamos a María, su Santa Madre, que asista con su materna bondad a los Padres Cardenales al elegir el nuevo Sumo Pontífice. Por lo que a mí respecta, también en el futuro, quisiera servir de todo corazón a la Santa Iglesia de Dios con una vida dedicada a la plegaria.

 
Vaticano, 10 de febrero 2013

 
BENEDICTUS PP. XVI”.
 
 

 

Obispo de Zamora: Benedicto XVI, “el Papa pensador que ha hecho un gran bien a la humanidad”

 Declaración del Obispo de Zamora tras la renuncia del Papa.mp3
Download

Primeras declaraciones del obispo de Zamora tras conocer el anuncio de la renuncia de Benedicto XVI a su ministerio de obispo de Roma.

 
Zamora, 11/02/13. El obispo de Zamora, Gregorio Martínez Sacristán, se encontraba este mediodía presidiendo la eucaristía con motivo de la Jornada Mundial del Enfermo en la iglesia de Nuestra Señora de Lourdes de la capital, cuando se ha enterado del anuncio hecho por Benedicto XVI de su renuncia a la sede del sucesor de San Pedro.

 
Tras la celebración, el prelado ha afirmado: “estoy impresionado, estoy muy afectado. Lo he querido mucho y ha tenido un pensamiento y una reflexión sobre la Iglesia y para la Iglesia, en estos momentos, de largo alcance”.Preguntado por el valor de su pontificado, ha dicho que ha sido “corto, pero intenso, con un nivel de reflexión y de pensamiento a los cristianos y al mundo de cómo está y hacia dónde va… creo que extraordinario”.

 
Además, monseñor Martínez Sacristán ha señalado que “tenemos que agradecer que es un gran pensador y una mente privilegiada la que Dios nos ha regalado con él en este principio de siglo”. Ante la cuestión de la sucesión del pontífice, el obispo de Zamora considera que “ningún Papa es igual. Todos tienen perspectivas, cualidades…distintas. Este Papa yo creo que debe ser recordado como el Papa pensador, reflexionador… en fin, que ha hecho un gran bien no sólo a la Iglesia sino a la humanidad, y que está por asumir todo el contenido que él ha sembrado en estos años”.
 
 

Renuncia del Papa Benedicto XVI en la prensa.pdf
Download

 

Nota de agradecimiento al Santo Padre 

Lunes, 11 de Febrero de 2013

Después de haber conocido esta misma mañana la renuncia de Su Santidad el Papa Benedicto XVI al ministerio petrino, me apresuro a expresar al Santo Padre, en nombre propio, y de todos los obispos miembros de la Conferencia Episcopal Española, nuestra más profunda gratitud por el impagable servicio prestado a la Santa Iglesia en estos intensos años de pontificado.

Estamos afectados y como huérfanos por esta decisión que nos llena de pena, pues nos sentíamos seguros e iluminados por su riquísimo magisterio y por su cercanía paternal. Al mismo tiempo, acogemos la voluntad del Santo Padre con reverencia filial. Estamos seguros de que el Señor bendecirá el costoso paso que él acaba de dar con gracias abundantes para el nuevo Papa y para toda la Iglesia.

Pedimos a todos los fieles que encomienden al Señor la persona tan querida del Papa Benedicto XVI, que le consuele y dé fuerzas para seguir sirviendo a la Iglesia de un modo nuevo mientras la Providencia disponga. Pedimos también oraciones para que el proceso de elección del Sumo Pontífice que se abrirá a partir del próximo día 28 sea guiado e iluminado por la fuerza del Espíritu Santo. Todo, en la confianza cierta de que el Señor está siempre con su Iglesia.

 

El Presidente de la Conferencia Episcopal Española
Cardenal Antonio Mª Rouco Varela

 

Rueda de Prensa del Presidente de la Conferencia Episcopal

 

Biografía de Benedicto XVI

infanciaPasó su infancia y su adolescencia en Traunstein, una pequeña localidad cerca de la frontera con Austria, a treinta kilómetros de Salzburgo. En ese marco, que él mismo ha definido "mozartiano", recibió su formación cristiana, humana y cultural.

El período de su juventud no fue fácil. La fe y la educación de su familia lo preparó para afrontar la dura experiencia de aquellos tiempos en los que el régimen nazi mantenía un clima de fuerte hostilidad contra la Iglesia católica. El joven Joseph vio como los nazis golpeaban al párroco antes de la celebración de la Santa Misa.

Precisamente en esa compleja situación, descubrió la belleza y la verdad de la fe en Cristo; para ello fue fundamental la actitud de su familia, que siempre dio un claro testimonio de bondad y esperanza, con una arraigada pertenencia a la Iglesia.

En los últimos meses de la segunda guerra mundial fue enrolado en los servicios auxiliares antiaéreos.

De 1946 a 1951 estudió filosofía y teología en la Escuela superior de filosofía y teología de Freising y en la universidad de Munich, en Baviera.

ordenacionRecibió la ordenación sacerdotal el 29 de junio de 1951.

Un año después, inició su actividad como profesor en la Escuela superior de Freising.

En el año 1953 se doctoró en teología con la tesis: "Pueblo y casa de Dios en la doctrina de la Iglesia en san Agustín". Cuatro años más tarde, bajo la dirección del conocido profesor de teología fundamental Gottlieb Söhngen, obtuvo la habilitación para la enseñanza con una disertación sobre: "La teología de la historia de san Buenaventura".

Tras ejercer como profesor de teología dogmática y fundamental en la Escuela superior de filosofía y teología de Freising, prosiguió su actividad docente en Bona, de 1959 a 1963; en Muñiste, de 1963 a 1966; y en Tubinga, de 1966 a 1969. En este último año pasó a ser catedrático de dogmática e historia del dogma en la Universidad de Ratisbona, donde ocupó también el cargo de vicerrector de la Universidad.

De 1962 a 1965 hizo notables aportaciones al Concilio Vaticano II como "experto"; asistió como teólogo consultor del cardenal Joseph Frings, arzobispo de Colonia.

Su intensa actividad científica lo llevó a desempeñar importantes cargos al servicio de la Conferencia Episcopal Alemana y de la Comisión Teológica Internacional.

En 1972, juntamente con Hans Urs von Balthasar, Henri de Lubac y otros grandes teólogos, fundó la revista de teología "Communio".

arzobispoEl 25 de marzo de 1977, el Papa Pablo VI lo nombró arzobispo de Munich y Freising. El 28 de mayo recibió la Ordenación episcopal. Fue el primer sacerdote diocesano, después de 80 años, que asumió el gobierno pastoral de la gran archidiócesis bávara. Escogió como lema episcopal: "Colaborador. de la verdad" y él mismo lo explicó: "Por un lado, me parecía que expresaba la relación entre mi tarea previa como profesor y mi nueva misión. Aunque de diferentes modos, lo que estaba y seguía estando en juego era seguir la verdad, estar a su servicio. Y, por otro, escogí este lema porque en el mundo de hoy el tema de la verdad es acallado casi totalmente; pues se presenta como algo demasiado grande para el hombre y, sin embargo, si falta la verdad todo se desmorona".

Pablo VI lo creó cardenal, con el título presbiteral de "Nuestra Señora de la Consolación en el Tiburtino", en el consistorio del 27 de junio del mismo año.

En 1978, el Cardenal Ratzinger participó en el Cónclave, celebrado del 25 al 26 de agosto, que eligió a Juan Pablo I, el cual lo nombró su Enviado Especial al III Congreso mariológico internacional, que tuvo lugar en Guayaquil (Ecuador), del 16 al 24 de septiembre. En el mes de octubre del mismo año, participó también en el Cónclave que eligió a Juan Pablo II.

Fue Relator en la V Asamblea general ordinaria del Sínodo de los Obispos, de 1980, sobre el tema: "Misión de la familia cristiana en el mundo contemporáneo", y Presidente delegado de la VI Asamblea general ordinaria, de 1983, sobre "La reconciliación y la penitencia en la misión de la Iglesia".

Juan Pablo II lo nombró Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, y Presidente de la Pontificia Comisión Bíblica y de la Comisión Teológica Internacional, el 25 de noviembre de 1981. El 15 de febrero de 1982 renunció al gobierno pastoral de la archidiócesis de Munich y Freising El 5 de abril de 1993, lo elevó al Orden de los Obispos, asignándole la sede suburbicaria de Velletri-Segni.

Fue Presidente de la Comisión para la preparación del Catecismo de la Iglesia católica, que, después de seis años de trabajo (1986-1992), presentó al Papa el nuevo Catecismo.

Juan Pablo II, el 6 de noviembre de 1998, aprobó la elección del cardenal Ratzinger como Vicedecano del Colegio cardenalicio, realizada por los Cardenales del Orden de los Obispos. Y el 30 de noviembre de 2002, aprobó su elección como Decano; con dicho cargo le fue asignada, además, la sede suburbicaria de Ostia.

En 1999 fue Enviado Especial del Papa a las celebraciones con ocasión del XII centenario de la creación de la diócesis de Paderborn, Alemania, que tuvieron lugar el 3 de enero.

Desde el 13 de noviembre de 2000 fue Académico honorario de la Academia Pontificia de las Ciencias.

En la Curia romana, fue miembro del Consejo de la Secretaria de Estado para las Relaciones con los Estados; de las Congregaciones para las Iglesias Orientales, para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, para los Obispos, para la Evangelización de los Pueblos, para la Educación Católica, para el Clero y para las Causas de los Santos; de los Consejos pontificios para la Promoción de la Unidad de los Cristianos y para la Cultura; del Tribunal Supremo de la Signatura Apostólica; y de las Comisiones pontificias para América Latina, "Ecclesia Dei", para la Interpretación auténtica del Código de Derecho Canónico y para la Revisión del Código de Derecho Canónico Oriental.

Entre sus numerosas publicaciones ocupa un lugar destacado el libro: "Introducción al Cristianismo", recopilación de lecciones universitarias publicadas en 1968 sobre la profesión de fe apostólica; "Palabra en la Iglesia" (1973), antología de ensayos, predicaciones y reflexiones dedicadas a la pastoral.

Tuvo gran resonancia el discurso que pronunció ante la Academia bávara sobre el tema "¿Por qué sigo aún en la Iglesia?", en el que, con su habitual claridad, afirmó: "Sólo en la Iglesia es posible ser cristiano y no al margen de la Iglesia".

Sus publicaciones fueron abundantes a lo largo de los años, constituyendo un punto de referencia para muchas personas, especialmente para los que querían profundizar en el estudio de la teología. En 1985 publicó el libro-entrevista "Informe sobre la fe" y, en 1996 "La sal de la tierra". Asimismo, con ocasión de su 70° cumpleaños, se publicó el libro: "En la escuela de la verdad", en el que varios autores ilustran diversos aspectos de su personalidad y de su obra.

Ha recibido numerosos doctorados "honoris causa": por el College of St. Thomas in St. Paul (Minnesota, Estados Unidos), en 1984; por la Universidad católica de Eichstätt (Alemania) en 1985; por la Universidad católica de Lima (Perú), en 1986; por la Universidad católica de Lublin (Polonia), en 1988; por la Universidad de Navarra (Pamplona, España), en 1998; por la Libre Universidad María Santísima Asunta (LUMSA) (Roma), en 1999; por la Facultad de teología de la Universidad de Wroclaw (Polonia), en 2000.

 

Documentos de Benedicto XVI

Encíclicas

  • Caritas in veritate (29 de junio de 2009)
    Sobre el desarrollo humano integral en la Caridad y en la Verdad
     
  • Spe Salvi (30 de noviembre de 2007)
    Sobre la esperanza cristiana
     
  • Deus Caritas est (25 de diciembre de 2005)
    Sobre el amor cristiano

Exhortaciones apostólicas

  • Ecclesia in Medio Oriente (14 de septiembre de 2012)
    Exhortación Apostólica Postsinodal sobre la Iglesia en Oriente Medio,
    comunión y testimonio

     
  • Africae munus (19 de noviembre de 2011)
    Exhortación apostólica postsinodal sobre la Iglesia en África al servicio de la reconciliación,
    la justicia y la paz
     
  • Verbum Domini (30 de septiembre de 2010)
    Exhortación apostólica postsinodal sobre la Palabra de Dios en la vida
    y en la misión de la Iglesia
     
  • Sacramentum Caritatis (22 de febrero de 2007)
    Exhortación apostólica postsinodal sobre la Eucaristía fuente
    y culmen de la vida y de la misión de la Iglesia

Otros documentos

 

 

 

 

Crónica de las Jornadas Diocesanas 2013 "A los 50 años"

Alfonso Carrasco Rouco: “en el Concilio, la Iglesia salió al encuentro del mundo”

 

El obispo de Lugo, Alfonso Carrasco Rouco, ha pronunciado en Zamora una conferencia sobre la constitución pastoral Gaudium et spes del Concilio Vaticano II, finalizando así las XI Jornadas Diocesanas que comenzaron el pasado miércoles 30 con el título “A los 50 años”.

 
Zamora, 1/02/13. Con la conferencia de Alfonso Carrasco Rouco, obispo de Lugo, han finalizado hoy las XI Jornadas Diocesanas de Zamora. El encargado de presentarlo fue el vicario de Pastoral y organizador de las Jornadas, Fernando Toribio, que trazó el perfil biográfico del ponente.

 
Nacido en 1956 en Villalba (Lugo), fue ordenado sacerdote de la Diócesis de Mondoñedo y es doctor en Teología por la Universidad de Friburgo (Suiza). Ha sido profesor de Teología Dogmática en la Facultad de Teología “San Dámaso” de Madrid (entre 1992 y 2008), donde también fue decano. Fue ordenado obispo de Lugo en 2008 y es miembro de la Comisión Episcopal para la Doctrina de la Fe de la Conferencia Episcopal Española.

 
Un Concilio imprescindible

 
En su ponencia, titulada “Imagen de la Iglesia en el mundo desde la Gaudium et spes”, monseñor Carrasco comenzó con un presupuesto, citando a un autor contemporáneo de la asamblea conciliar: “hay que escuchar lo que el Espíritu del Señor nos dijo a todos en el Concilio Vaticano II. Es algo imprescindible para vivir hoy la fe”.

 
En este horizonte se sitúa la constitución pastoral del Concilio Vaticano II Gaudium et spes (GS), que “quiere hablar de la presencia de la Iglesia en el mundo”. De ella se han dicho muchas cosas, reconoció el ponente, “pero a mí no se me ocurre pensar que la constitución de un concilio ecuménico pueda estar mal hecha; al contrario, tendré que pensar cómo entenderla”.

 
“El Concilio verdaderamente quería salir al encuentro del mundo, después de una época en la que se situó a la defensiva, por diversas circunstancias históricas. La capacidad de diálogo con el mundo moderno estaba limitada”. Y así, el obispo de Lugo hizo un repaso histórico para contextualizar el acontecimiento conciliar: “en los inicios del siglo XX, la Iglesia choca con problemas de ideologías internas, y después llegan las guerras mundiales, que conmueven nuestro mundo”.

 
Es entonces cuando Juan XXIII decide convocar el Concilio, con esta convicción: “debemos decirle las verdades de la fe a tanta gente no creyente para que las pueda entender y aceptar. Por eso hay que distinguir las verdades y la manera de decirlas”. En aquel momento histórico, el mundo se dio cuenta de que el hombre había conducido la historia hacia un fracaso completo, hasta la guerra total.

 
Decía por eso Juan XXIII que era una época en la que los hombres podrían escuchar otra vez el evangelio. La Iglesia tenía una percepción: “tenemos un gran tesoro, el evangelio, y tenemos que llevarlo a todo el mundo. Este impulso apostólico es el del Vaticano II. No era un Concilio dogmático, porque no sólo trató cuestiones intraeclesiales, sino destinado a tratar las cuestiones de una Iglesia que quería llevar a cabo su misión”.

 
Gaudium et spes: los signos de los tiempos en el mundo

 
Es aquí donde se sitúa el documento GS: “la Iglesia quiere decir quién es ella, y lo hace en primer lugar en la constitución dogmática Lumen gentium, diciendo que la Iglesia está en medio de un mundo cuya historia Dios guía. Y en esta historia la Iglesia es protagonista. Esto era revolucionario, porque suponía una voluntad de hablar al mundo”.

 
Entonces había que escribir otra constitución, porque “si la Iglesia está en medio del mundo, ¿cuál ha de ser su relación con los otros? A ningún hombre, creado por Dios, se le puede excluir; con todos podemos hablar, todo hombre necesita de Dios”. Por eso GS dirá que los cristianos vivimos en el mundo atentos a los signos de los tiempos, “los signos de la presencia de Dios, de que Dios está en la historia. Esos signos están atravesando la vida de los hombres”.

 
“El hombre es el eje del camino de la Iglesia”, se dijo en el Concilio. “El hombre no puede vivir su fe sin vivirla en la realidad concreta de su vida. Y viviéndola, irá al encuentro del hermano, descubriendo ahí el diálogo para descubrirle a Dios”, señaló monseñor Carrasco Rouco. Y se cuestionó: “¿no es esto demasiado pretencioso? ¿De verdad todos los hombres necesitan a Cristo? Ante esto, la enseñanza de GS es decir que en Jesucristo se realiza el designio de Dios sobre el hombre. El hombre necesita de Jesucristo para descubrirse a sí mismo”.

 
Cristo y el misterio del hombre

 
El Concilio dijo claramente que “ninguna ideología consigue desvelar el misterio del corazón humano; sólo en el encuentro con Jesús se descubre el hombre a sí mismo, descubre su personalidad, su dignidad, su vocación en el mundo y su destino”. Éste es el desafío que propone GS, y “no puede decirse si no se corresponde con la experiencia concreta de los cristianos”. Por eso se afirmó también que “la Iglesia es el lugar donde el hombre puede encontrarse a sí mismo”.

 
En este mundo el ponente preguntó:“si el Concilio dice estas cosas, ¿qué hemos hecho entretanto? ¿Hemos ido por ahí en la Iglesia, por esas indicaciones?”. El hombre se humaniza en el encuentro con Dios, y necesita a Jesucristo para mejorar su vida y humanizarse, esto fue lo que subrayó GS.

 
El Concilio afirmó que “no basta tener la doctrina justa para convencer a nadie, ni siquiera te convences a ti mismo, porque no significa nada en tu vida. Esto es la separación entre la fe y la vida. No puedes anunciar que el encuentro con la fe cambia tu vida si eso no es realidad en tu vida, porque así no lo cree nadie”. Sin nuestras personas, sin los fieles cristianos, sin un testimonio real y concreto, no hay novedad ninguna.

 
Hoy, dijo el obispo de Lugo, “hemos cambiado a Dios por el dinero, y es él quien guía ahora nuestra vida y nuestras decisiones. Esto ha hecho que se hunda la confianza, que hayan fracasado matrimonios, que se hayan perdido amigos”.En este contexto, “faltábamos nosotros, alguien con una fe diferente. Porque la fe en el Señor humaniza, hace al hombre ser lo que tiene que ser. Es imposible comprender estas cosas sin la experiencia de los cristianos”.

 
El hombre, camino de la Iglesia

 
“Una Iglesia que se olvida de los otros, de las personas que sufren, de los necesitados… no crecerá. Sólo creceremos por el camino de la misión y del apostolado, por el camino de nuestra vida”, afirmó. Cristo vino para salvarnos, y el hombre es por eso el camino de la Iglesia. Y para estas cosas “Dios nos ayuda, no nos abandona; la Iglesia es un tesoro inagotable, no venimos de la nada, sino de una tradición llena de vida”.

 
Dios nos da muchos dones, destinados a la vida real y a las cosas que parecen pequeñas, y por eso “en el día del Juicio no se van a valorar tanto grandes hazañas como los pequeños gestos concretos hechos al hermano, como un vaso de agua dado al sediento”. Dios a cada uno le da un carisma como camino de santidad, sea pequeño o grande. “Todos los carismas sirven para que le hables bien al prójimo, y así es cuando nosotros crecemos”, ésta es una convicción del Concilio Vaticano II.

 
La Iglesia no está hecha para vivir “ad intra”. Hacia dentro, es una familia, una comunidad de hermanos con la que da gusto estar. “Pero esta Iglesia no sobrevive si nosotros no vivimos en el mundo. No tenemos que pelearnos con nuestras circunstancias y nuestra historia, donde puede haber algo bueno. Nosotros pensamos en positividad hasta en la enfermedad y en la muerte, viendo ahí un bien”.

 
El ponente indicó, para finalizar su intervención, que hay otros documentos conciliares que ampliaron de forma monográfica algunos temas importantes relacionados con la postura de la Iglesia ante el mundo moderno: el relativo a la libertad religiosa (Dignitatis humanae), y el dedicado a las religiones no cristianas (Nostra aetate).“Esto es un eco de la misma actitud de la GS: nosotros tenemos que poder dialogar con cualquiera. El diálogo y la apertura como método es un fruto de GS”, señaló. “Así el otro puede descubrir a Cristo, para que Él ilumine su humanidad”.

 
***
Álbum fotográfico de la conferencia: http://bit.ly/YKpnHO
 

José Luis Restán: “educar es decirle a la persona que la vida es un bien”

 

El segundo día de las XI Jornadas Diocesanas de Zamora contó con la presencia del periodista José Luis Restán, que habló sobre la emergencia educativa ante algo más de 350 personas reunidas en el salón de actos del Seminario San Atilano.

 
Zamora, 31/01/13. Las XI Jornadas Diocesanas de Zamora han contado en su segundo día con el periodista José Luis Restán, director editorial de la cadena COPE, que ha pronunciado una conferencia titulada “Emergencia educativa y nueva evangelización”. En la presentación del ponente, el delegado diocesano de Medios de Comunicación Social, Luis Santamaría, resumió su perfil biográfico.

 
José Luis Restán Martínez (Madrid, 1958) es ingeniero de Caminos y licenciado en Periodismo. Ha sido director de la edición española de la revista 30 Giorni, y en COPE ha sido redactor jefe de Religión en los Servicios Informativos y director de la programación socio-religiosa. Actualmente es director editorial y adjunto al presidente de COPE. Dirige en esta emisora “El Espejo” y “La Linterna de la Iglesia”. Además, dirige en 13 TV el programa “Iglesia en directo”. Articulista en medios digitales, ha escrito varios libros, entre los que destacan dos diarios del pontificado de Benedicto XVIy otras obras como ¿Qué hacemos con educación para la ciudadanía? y La osadía de creer.

 
La educación, algo vital

 
Restán comenzó su intervención definiéndose como un “cristiano metido a periodista”, ya que “intento contar lo que pasa desde la experiencia de la fe vivida en la Iglesia”. Según él, “todos somos sujetos y objetos de la educación, de alguna manera. Toda institución, para que sea humana, tiene que tener una dimensión educativa”. Por eso “la cuestión educativa no es especializada, es una cuestión de la vida del hombre. Educar es lo más grave, lo más humano, lo más urgente que tenemos que hacer en la vida. Sin la educación no podemos entendernos, ni mirar al pasado ni al futuro. La educación es vital, por supuesto, para la Iglesia”.

 
El ponente destacó que Benedicto XVI ha hablado mucho y con mucha originalidad de la cuestión educativa. “Cuando vino a Santiago y Barcelona, entrevistaron aquí a un experto vaticanista, que dijo que el Papa no piensa que la renovación de la Iglesia pueda venir de dar un golpe de timón, de hacer grandes cambios en las estructuras eclesiásticas; sólo podrá venir a través de un cambio, de una conversión que vendrá por un esfuerzo educativo”.

 
Se trata “de un proceso profundo que se tiene que dar a través de una relación vital, de un acompañamiento. Toda acción de la Iglesia, si no tiene esta dimensión educativa, se queda en fuegos artificiales. A veces hacemos cosas que tienen mucho ruido, y les falta un cauce que las transforme en un impulso educativo que necesita tiempo, relación y libertad de la persona”.

 
Un fracaso educativo

 
A continuación explicó el origen del término “emergencia educativa”, una expresión acuñada por el Papa en unas palabras a una asamblea de la Diócesis de Roma, y que ha reiterado después. Toca un punto absolutamente vital: “Benedicto XVI hablaba de la dificultad que existe hoy para educar. Todas las culturas y civilizaciones han educado, porque si no hay educación no hay humanidad. Y hoy, con todas las posibilidades que tenemos, se experimenta una dificultad para educar como nunca en la historia”.

 
Como parte de esta dificultad en la educación, “se da un fracaso en la formación de personalidades sólidas. Hay una debilidad en el sujeto, que es culpa no de los jóvenes, sino de los que somos mayores. Hay fragilidad en las relaciones afectivas, en los compromisos, en la falta de razones fuertes para asumir cualquier tipo de postura, en la vulnerabilidad a los impactos de los medios de comunicación, en la falta de un criterio claro…”.

 
El Papa también habla de “una ruptura entre las generaciones, cuando el regalo mayor que podemos darle a nuestros hijos es una hipótesis de sentido, no simplemente la vida biológica. Y hay una especie de ruptura, sobre todo en el entorno del mayo del 68, cuando se produjo una enmienda a la totalidad ante la tradición para poder ser libres, en un proceso de emancipación de todo lo que nos viene dado. Así, el hombre se reinventa, como un papel en blanco”.

 
Frente a esto, José Luis Restán reivindicó el papel de la tradición como “algo vivo, no fosilizado ni mecánico, pero hay algo que se va comunicando”. En aquel momento de nuestra historia reciente “se rompió con la paternidad, porque se pensó que acababa con la libertad de la persona, y por eso hoy cuesta entender que Dios es Padre. Esto ha provocado una fractura de la que no nos hemos recuperado”.

 
En la Iglesia “también experimentamos esta emergencia educativa, la dificultad para educar la fe como conciencia, como experiencia humana, como algo que genera personalidades adultas y no simplemente un fervor adolescente, valores o sentimientos”. De hecho, afirmó, “para decir que hay que ser bueno no necesitamos estar en la Iglesia; eso es para todos los hombres. Otra cosa es que la fe cristiana me ponga en mejores condiciones de ser bueno, si Dios quiere y yo me dejo. Eso lo vemos en los novios que se preparan para el matrimonio, en los chavales de confirmación… pero esto viene dado también por la debilidad del sujeto educativo, no sólo del destinatario”.

 
Causas de la emergencia educativa

 
Para entender este fenómeno, Benedicto XVI alude a un punto clave: “la duda sobre el significado y el valor de la persona, sobre su origen y su sentido. Existe una duda sobre que la vida sea un bien y merezca la pena. La percepción cristiana elemental, la que han tenido siempre los pobres de la Iglesia, es que la vida es un bien, y va hacia un destino bueno, que es Dios, y que tener hijos es un bien, y que querer a una persona es un bien. Ahora esto no está claro: se usa a la persona mientras sea placentera, y después cortar y seguir. Éste es el ambiente que respiramos; no sólo se respira aire, sino también cultura, mentalidad, casi sin darnos cuenta”.

 
En el fondo, dijo el ponente, “¿qué es educar? Decirle a un hijo que la vida es un bien, que no te va a defraudar, que existe un destino bueno. Sin esta hipótesis de esperanza no se puede educar, sólo enseñar cosas. La educación es responder a las grandes cuestiones del sentido. Cuando se descartan estas preguntas del sistema educativo, éste se queda en un manual de instrucciones. Hace falta una hipótesis de sentido”.

 
Hoy, sin embargo, “hay un escepticismo sobre la bondad de su vida. En la raíz de la crisis de la educación hay una crisis de confianza en la vida, según Benedicto XVI. En el cine, en el arte, se percibe esta desesperanza, y no permite transmitir la bondad de la vida, la confianza en ella. La educación consiste en la pregunta por la verdad que puede guiar la vida. Para no ser simples vagabundos en la niebla, sino que tengamos una certeza en la vida, de que es un bien. Si no, tenemos que ir a tientas”.

 
Silencio sobre el sentido y el drama de la libertad

 
Hoy, continuó diciendo Restán, “hay un gran silencio en la educación sobre las grandes preguntas del sentido de la vida. Renunciar a una hipótesis de sentido es la muerte de toda educación, que se convierte sólo en orden y algunas habilidades para encontrar trabajo”.

 
La educación “pasa por la libertad, y esto es dramático. Hoy muchas veces no se educa porque tenemos miedo a la libertad del sujeto que tenemos delante. El Papa dijo ayer [por la catequesis en la audiencia del miércoles 30] que el modo de ser omnipotente de Dios fue crear la libertad del hombre, renunciando así Dios a una parte de su poder, creando al hombre libre y esperando de él una respuesta y un amor libre. Éste es el misterio más grande, Dios es la razón que es amor, y que sólo se entiende mirando a la cruz”.

 
“Pero cuando educamos no queremos afrontar que nuestro alumno, hijo, oyente… nos partan la cara por lo que les proponemos. Y por eso ya no les proponemos nada. ¿Para qué va a jugarse el tipo el profesor con sus alumnos, si lo van a rechazar?”, afirmó. Esto pasa también en la comunicación de la fe, que “no es algo automático. El destinatario tiene que hacer suyo ese contenido que se transmite. Por eso el punto de la libertad es fundamental. La educación es el encuentro de dos libertades. Si no hay una verificación por parte de la persona, al final la educación es como un barniz que se va con el tiempo”.

 
Amar al otro para poder educar

 
Sin un amor por el otro, tampoco se educa. Restán dijo que esto se ve con claridad en la película Los chicos del coro: “el profesor aparentemente gris, mediocre y fracasado que acaba en un triste internado de provincias de la Francia de la posguerra consigue educar a los niños, porque los quiere. No los quiere porque son majos, de hecho son insoportables. Pero él los ama, los mira y ve el valor de la persona, mirando más allá de su apariencia sus corazones, un corazón hecho para el infinito. Si falta este punto, no se educa”.

 
Y en este momento el adjunto a la presidencia de COPE recordó al santo del día, Juan Bosco, que decía que “la educación es cosa del corazón, y sólo Dios es su dueño”. Tiene que partir “de un amor al otro, de la conciencia de que el otro es un bien. Y eso no es sólo cosa de profesores y padres, sino también de los periodistas, por la fuerza brutal que tienen los medios, tanto para educar como para deseducar. Si a mí, al comunicar, mis destinatarios no me importan un pimiento, no llego a ellos. La educación sólo puede nacer del amor y del dolor: del amor que hemos encontrado, y del dolor que nos produce que los otros no hayan encontrado a Jesucristo”.

 

 
La centralidad del testimonio

 
El ponente pasó a reflexionar sobre una cuestión vital en este tema: “el educador es un testigo de la verdad que propone. Benedicto XVI, cuando habla, nunca percibes una distancia entre su persona, la de un hombre de 84 años cansado, y lo que dice. Siempre percibes que el vínculo entre él y lo que dice está vivo, en el modo en que lo dice, cómo se pone en juego él al hablar. Uno puede estar diciendo cosas que son verdad, pero con una distancia entre la propia persona y lo que dice. En el testigo no hay esa distancia, porque transmite su propia experiencia, su propia certeza. Cuando el maestro del coro de la película enseña a los niños de la película, no les transmite sólo música, sino en el fondo de que la vida es un bien, la vida se expresa en el canto y el canto es bello. Aquel maestro era un testigo”.

 
El testigo “habla de sí mismo, pero remite siempre a otra cosa. Y eso es siempre claro en la fe. San Pablo decía: miradme a mí, pero para ver en mí la obra de Cristo, no lo que yo con mi carne hubiera hecho (perseguir a los cristianos), sino lo que ha pasado después del encuentro con Alguien que ha cambiado mi forma de percibir la realidad. San Juan Bosco, en la Turín del siglo XIX, logró hacer la nueva evangelización, porque le dijo a los chicos de la calle: tu vida vale”.

 
El testigo, el maestro, el padre, el sacerdote… “tiene que estar dispuesto a pagar el precio de esta comunicación. Educar es un riesgo, como dijo un maestro. Pero Dios ha querido correr este riesgo, el riesgo de que le digamos que no”.

 
La pedagogía del deseo

 
José Luis Restán señaló la denominada pedagogía del deseo como un apunte de máxima actualidad en la emergencia educativa: “el Papa ha dedicado una catequesis entera al deseo como lo que constituye la entraña del hombre. El hombre está insatisfecho, tiene sed de más, de amor, de belleza, de justicia… a veces consigue aquello que busca, pero ve entonces que es insuficiente”.

 
Esta fuerza del deseo es positiva para el Papa, es un cauce educativo buenísimo. “Hay que ir hasta el fondo de este deseo, no hay que sofocarlo, sino descubrir que es un deseo que lleva al Infinito. Éste es un recorrido a cuyo encuentro sale la propuesta cristiana. Así fue el encuentro de Jesús con la samaritana junto al pozo, que fue un puro encuentro educativo. Jesús sale al paso de su deseo, no le reprocha. Le dice: lo que tú deseas, lo que has buscado, soy yo quien lo sacia”.

 
Esto es un punto esencial en la educación, sobre todo en los jóvenes, según afirmó el ponente. Por un lado, está la cuestión de la razón: “no podemos educar en una fe que tenga miedo de la razón, que sea puro sentimiento y devoción. La fe es el conocimiento profundo de la realidad, nos da la clave y el criterio para entender la vida y todo lo que hay. Si los jóvenes, y todos, no perciben que la fe se traduce en una inteligencia de la realidad, que yo entiendo mejor cómo se vive, por qué se vive… la fe termina convirtiéndose en un florero”.

 
El segundo aspecto es la afectividad, “que es como Waterloo, la batalla final en la que se pierde la guerra. Ha calado en nuestra sociedad la percepción de que la fe es enemiga de la felicidad del hombre y de nuestra libertad. Si esta sospecha se le cuela a un chico y no tenemos la capacidad de hacerle experimentar que vivir la fe en la Iglesia es lo más humanizador, la batalla está perdida”. Por eso ocurre que “aunque aprendan muy bien el catecismo, cuando llega el momento del noviazgo, del trabajo, del compromiso social… la fe pasa a ser un bonito recuerdo de la infancia y de la juventud en el mejor de los casos”.

 
Lo que distingue una comunidad que educa es que “los chavales crecen con esta conciencia de que la fe es amiga de lo humano; mejor, es la que salva lo humano. ¿No decimos que Jesús es salvador? No sólo cuando muramos, sino aquí y ahora. Y si no hay conciencia de esto, la educación en la fe está coja”.

 
Conviene vivir la fe

 
Es preciso que los que se educan verifiquen que es conveniente vivir la fe: “sí, te conviene vivir la fe, es bueno para ti vivir la relación con Cristo en su Iglesia, escuchar su palabra, celebrar los sacramentos, vivir la caridad, escuchar a los sucesores de los apóstoles… Si esto se hace bien, hace que tu vida vuele, que no se arrastre. Hace que tu vida afronte la enfermedad, el paro, el amor, la construcción de la sociedad”.

 
José Luis Restán concluyó su conferencia afirmando que este Año de la Fe “el Papa quiere que sea un gran acto educativo… Si hacemos grandes actos pero no se transforma en una herramienta educativa, en una continuidad en el tiempo a través de un acompañamiento, de una comunidad, de un testimonio adulto… no habrá servido”. Y esto “es una tarea para todos, que nace del gozo que hemos vivido, al experimentar que Jesucristo es el tesoro de la vida. Y así, aunque fracasemos, no importa. Importa el corazón, este impulso”.

 
Álbum fotográfico de la conferencia: http://bit.ly/WGcPxZ
 

Eloy Bueno: “tenemos que descubrir la fe como alegría”

 

Con la inauguración por parte del obispo y con la ponencia sobre la nueva evangelización a cargo del teólogo zamorano Eloy Bueno de la Fuente, han comenzado hoy las XI Jornadas Diocesanas de Zamora, que abordan el cincuentenario del Concilio Vaticano II y que concluirán el viernes 1.

 
Zamora, 30/01/13. Esta tarde han comenzado las XI Jornadas Diocesanas de Zamora, que bajo el título “A los 50 años” abordarán hasta el próximo viernes 1 de febrero la importancia que ha supuesto para la Iglesia el Concilio Vaticano II, en su cincuentenario, y la llamada a la nueva evangelización.

 
Inauguración por parte del obispo

 
Con el salón de actos del Seminario San Atilano lleno, tras la oración inicial, tuvo lugar la inauguración, presidida por el obispo diocesano, Gregorio Martínez Sacristán, que destacó que en el contexto del Año de la Fe “nuestra fe debe quedar fortalecida con estos encuentros, y nuestra misión quede renovada”. E invitó a los asistentes a “compartir de manera explícita nuestra fe, recitando juntos el Credo”.

 
Después de la inauguración fue el turno de presentar al ponente, tarea que realizó Fernando Toribio, vicario de Pastoral y organizador de las Jornadas. Esta primera conferencia, titulada “Una nueva evangelización”, estuvo a cargo de Eloy Bueno de la Fuente, natural de Casaseca de Campeán y sacerdote diocesano de Burgos, en cuya sede de la Facultad de Teología del Norte de España es catedrático.

 
Estudió en la Facultad de Teología de Burgos, en la Universidad Urbaniana de Roma y en la Universidad Complutense de Madrid, de donde ha obtenido sus grados de Doctor en Misionología y en Filosofía. Es el director del Instituto de Misionología y Animación Misionera de Burgos, Diócesis en la que ha desempeñado otros cargos. Asesor de la Comisión Episcopal de Misiones, es autor de varios libros (el último, sobre la cristianofobia) y de más de cien artículos de investigación.

 
La evangelización, en el corazón de la Iglesia

 
El teólogo inició definiendo la nueva evangelización como “un proyecto pastoral para toda la Iglesia, que tiene como objetivo situar la evangelización en el corazón de la fe”. Es algo que conduce un poco más allá del Concilio Vaticano II: “tenemos que descubrir a la Iglesia brotando de la labor evangelizadora que realizamos”.

 
En el último siglo, explicó Eloy Bueno, “se ha ido produciendo un reajuste en las relaciones entre la Iglesia y la sociedad, entre el cristianismo y la cultura”, saliendo de una situación de cristiandad, y produciéndose una distancia creciente, por lo que “la presencia de la Iglesia ha de irse amoldando a las diversas circunstancias”.

 
En este contexto, el Concilio Vaticano II representó la salida del período de cristiandad, y el teólogo Yves Congar resumió así la novedad del Concilio: la Iglesia comenzó a preocuparse por los otros, los no creyentes o los miembros de otras confesiones cristianas y religiones. “La Iglesia y los cristianos tienen que descubrirse en medio de los otros, que no lo son, y tiene que definir una actitud ante ellos”, afirmó el ponente. Si Dios se ha acercado a los hombres como amigo, la Iglesia tiene que salir al encuentro de la humanidad como amiga, haciendo que los demás puedan “descubrir el sabor a evangelio”.

 
Un mundo nuevo

 
Pero el Concilio Vaticano II se acabó, y el mundo de los años 60 también se acabó. Ahora vivimos tiempos nuevos en los que es común “la cristianofobia, el odio al cristianismo, que según algunos es una desgracia para la humanidad”.Benedicto XVI ha respondido a este fenómeno cultural, y así, destacó Bueno, hay que entender que el primer nombre propio que aparece en la primera encíclica de este Papa sea Nietzsche, el autor que expresa de forma más directa la crítica a la fe cristiana. Y la respuesta a su acusación de haber pervertido el amor es la encíclica. Por eso “hay que ir a la hondura de las cuestiones, recogiendo la sensibilidad del momento presente, pero ofreciendo una respuesta desde el sabor a evangelio”.

 
Eloy Bueno destacó la importancia de la exhortación Evangelii nuntiandi, de Pablo VI, publicada unos años después del Concilio, y donde se dice que “la Iglesia existe para evangelizar”, y que “evangelizar es el gozo y la dicha de la Iglesia”. Se da el avance de poner la evangelización en el centro de la vida de la Iglesia y en la existencia cristiana, con la conciencia de que el mundo va cambiando y de que la relación entre fe y cultura se hace más difícil.

 
Todo esto se recoge en la llamada de Juan Pablo II a una nueva evangelización, teniendo en cuenta lo que él denominaba “la cultura adveniente, lo que está viniendo”. En 1979 fue la primera vez que utilizó la expresión “nueva evangelización”, en un barrio nuevo de Cracovia que se había construido sin referencias al cristianismo. “Se trata de una cultura que quiere prescindir del cristianismo, y ahí los cristianos tienen que poner los signos del evangelio”.

 
“Todo el pontificado de Juan Pablo II estuvo marcado por esta idea de una nueva evangelización”, señaló el ponente, y este Papa lo planteó a nivel mundial, porque la cultura nueva es mundial, y también lo son los desafíos. Benedicto XVI retomó esta idea, heredando lo que habían sido algunas de sus convicciones teológicas previas a su acceso al papado.

 
Benedicto XVI y la alegría de creer

 
Entre otras cosas, el pontífice actual ha creado un Consejo Pontificio dedicado explícitamente a la nueva evangelización, y convocó para el año 2012 un Sínodo de los obispos. En el documento previo a la celebración de la asamblea, los Lineamenta, se observan cosas importantes y radicales: la nueva evangelización afecta no sólo a los de fuera, “sino a cada comunidad cristiana y a cada creyente, para ver si están preparados para estar en los nuevos escenarios culturales”.

 
“¿Hemos experimentado el sabor a evangelio para poder ofrecérselo a los que se encuentran en esos escenarios?”, se cuestionó Eloy Bueno. Por ello hay que preguntarse qué tipo de Iglesia y de cristiano exigen los tiempos. Ante esto, los Lineamenta dan dos respuestas: “en primer lugar, hoy hace falta una nueva acción misionera; en segundo lugar, para afrontarla hace falta ante todo redescubrir la alegría de la fe, o la fe como alegría”.

 
Al final del documento preparatorio del último Sínodo se decía que “la nueva acción misionera no es posible más que desde la alegría de la fe, desde haber experimentado un amor tan grande, que me llega en mi pequeñez y me abre un horizonte nuevo de esperanza”, tal como resumió el ponente. “Si no hay alegría, no hay fe, no hay sabor a evangelio”, y esto se descubre en el encuentro de los discípulos con Cristo resucitado. En su Ascensión, los discípulos se vuelven a casa con alegría, porque Jesús se va bendiciendo, y ésta es la razón de la alegría cristiana, según lo ha explicado Joseph Ratzinger en su obra Jesús de Nazaret.

 
¿Qué tiene que hacer la Iglesia hoy?

 
Eloy Bueno señaló, para concluir su ponencia, tres líneas fundamentales que deben ser recorridas y profundizadas por los cristianos. En primer lugar, “que la Iglesia sea un signo creíble por su dimensión fraterna y solidaria, y por eso tenemos que ser una modalidad de relaciones humanas peculiares, por nuestras relaciones y nuestra acogida, siendo capaces de superar tantas divisiones humanas y de ser servidores”. La unidad tiene que hacerse realidad en la carne de nuestro mundo.

 
En segundo lugar está “la centralidad del primer anuncio, que parece el eslabón perdido de nuestra vida eclesial. Nos cuesta y no sabemos muy bien hacerlo”. Sin embargo, es el primer encuentro que uno tiene con aquel que está lejos de la fe. “¿Cómo puedo hacerle yo percibir el sabor a evangelio? ¿Con malas caras, con amargura, con rechazo? Esto se realiza en la vida más cotidiana, en el encuentro interpersonal. Hay mucha gente que necesita ser escuchada, y hay gente que sabe escuchar, acompañar y ofrecer una respuesta”, afirmó.

 
La última pista, siguiendo lo que se habló en el Sínodo, es la convicción de que “estamos en una situación muy semejante a la de los orígenes del cristianismo. ¿Por qué aquel pequeño grupo se extendió tan rápidamente? En primer lugar, por la proclamación de un Dios único, que garantiza la dignidad e igualdad de todos los seres humanos, sus hijos. Segunda razón: en aquel momento con un horizonte negro, los cristianos supieron ofrecer un horizonte de esperanza. Y la tercera: la caridad cristiana, el testimonio en favor de los más desfavorecidos, acogiendo a todos los necesitados”.

 
Eloy Bueno concluyó su conferencia afirmando que “podríamos decir que cuando alguien ha experimentado el sabor a evangelio porque alguien me ha amado desde antes y desde el principio, esta alegría de la fe da lugar también a la esperanza y el amor”


 

***
El álbum fotográfico de la conferencia está en: http://bit.ly/Wg0YYb

 

Las XI Jornadas Diocesanas abordan el Concilio Vaticano II

 

Del 30 de enero al 1 de febrero el Seminario San Atilano acogerá las XI Jornadas Diocesanas de Zamora, que reunirán a tres expertos para hablar sobre el Concilio Vaticano II, en su cincuentenario, y sobre la nueva evangelización: el teólogo Eloy Bueno de la Fuente, el periodista José Luis Restán y el obispo de Lugo, Alfonso Carrasco Rouco.

ver cartel [pdf]Zamora, 27/01/13. La próxima semana se celebrarán las XI Jornadas Diocesanas de Zamora, que este año tendrán como tema “A los 50 años”. En el contexto del Año de la Fe, en el que la Iglesia universal conmemora el cincuentenario del Concilio Vaticano II y el vigésimo aniversario del nuevo Catecismo, la Diócesis de Zamora ha programado sus Jornadas anuales fijándose en esta importante efeméride.

Acudirán a la capital tres ponentes para abordar diversos temas en torno al Concilio y al desafío actual de la nueva evangelización. La sede de las Jornadas será el salón de actos del Seminario San Atilano – Casa de la Iglesia, y tendrán lugar del miércoles 30 de enero al viernes 1 de febrero a las 20 horas. La entrada será libre hasta completar el aforo.

El miércoles 30 inaugurará las Jornadas el obispo diocesano, Gregorio Martínez Sacristán, y a continuación intervendrá el primero de los ponentes, el teólogo zamorano Eloy Bueno de la Fuente, con una conferencia titulada “Una nueva evangelización”. Eloy Bueno, natural de Casaseca de Campeán, es catedrático de Teología en la Facultad de Teología del Norte de España (sede de Burgos) y autor de numerosos libros y artículos.

El jueves 31 será el turno del periodista José Luis Restán Martínez, adjunto a la presidencia de la cadena COPE, cuya ponencia lleva el título “Emergencia educativa y nueva evangelización”. Restán dirige actualmente en COPE los programas “El Espejo” y “La linterna de la Iglesia”.

Por último, el viernes 1 de febrero el ponente será Alfonso Carrasco Rouco, obispo de Lugo, y disertará sobre la “Imagen de la Iglesia en el mundo desde la Gaudium et spes”,acercándose a esta constitución pastoral del Concilio Vaticano II.

 

  • La semana pasada se ha publicado el tercer libro del papa Benedicto XVI sobre Jesús. Ojo, no es magisterio papal, sino una reflexión teológica, a partir de los textos bíblicos, sobre la persona que es el centro de nuestra fe. Y lo que pasa, aunque no es nada extraño en estos tiempos, ni al menos a mí me sorprende, es que los titulares de los medios de comunicación han sido los siguientes: “El Papa elimina la mula y el buey”, “El buey y el asno, en paro”, “Benedicto XVI rediseña el Belén”… Y es que no se pueden decir más tonterías en menos espacio.

    Para ser telegráfico, resumo el tema en varios puntos:

    1. Yo no he leído el libro del Papa, que trata sobre la infancia de Jesús. Por lo que se ve, los periodistas tampoco. Y se han quedado en un aspecto totalmente superficial.

    2. Benedicto XVI señala lo que es obvio: en los evangelios de la infancia no aparecen por ningún lado ese par de animales dando calorcito al Niño Jesús. “María dio a luz a su hijo primogénito. Lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no tenían sitio en la posada”. Ya está. Sin animales.

    3. Más tarde, los Padres de la Iglesia, meditando sobre el nacimiento de Cristo, se hicieron eco de un versículo del profeta Isaías, que dice así: “El buey conoce a su amo, y el asno el pesebre de su dueño”. Claro, como Jesús nació en un pesebre… ¿Y qué querían decir con eso? Que tanto los judíos como los paganos necesitaban al Salvador.

    4. De ahí la costumbre de poner al buey y a la mula en el portal de Belén, esa representación de origen medieval, que se inventó precisamente San Francisco, tan amigo de los animales.

    5. Pero bueno, todo esto son cosas de teólogos y estudiosos. Al final, ¿el Papa quita o no quita los bichos del nacimiento? Nada de eso. Son cosas de periodistas, que tienen que vender la información de forma sensacionalista. De hecho, si miramos el libro del Papa, en la página 77 dice, después de explicar todo eso sobre el buey y la mula, que estos animales son, ojo, “la representación de la humanidad, de por sí desprovista de entendimiento, pero que ante el Niño, ante la humilde aparición de Dios en el establo, llega al conocimiento y, en la pobreza de este nacimiento, recibe la epifanía, que ahora enseña a todos a ver. La iconografía cristiana ha captado ya muy pronto este motivo. Ninguna representación del nacimiento renunciará al buey y al asno”. Fin de la cita. Porque, como he dicho antes, representan a los judíos y a los gentiles, a todos los hombres.

    6. Lo que demuestra que a veces somos un poco animales, y la mula y el buen nos representan bien.

    y 7. Como ha escrito estos días un cura gallego en su blog… “Quedarse en la anécdota sería superficial. Pero todo apunta a pensar que esa superficialidad no es del todo inocente. Tal vez molesta demasiado que Dios se haya acercado tanto a nosotros”. Y aquí lo dejo, porque estamos terminando el año litúrgico, y aún no ha llegado ni el Adviento. Ojalá la machacona anti-Navidad que tenemos en el ambiente desde hace tiempo y que quiere hacernos comprar a toda costa no nos despiste, para prepararnos, como Dios manda, para la venida de Cristo.
     
     

El buey, la mula y la frivolidad

A las 11:50 PM, por Guillermo Juan Morado
Categorías : General

Lo ligero, lo veleidoso y lo insustancial parecen tener las de ganar en nuestra época. No he tenido aún ocasión de leer el libro de Joseph Ratzinger sobre “La infancia de Jesús”, pero muchas de las noticias de prensa que han ido apareciendo me han desconcertado: “El Papa dice que en el pesebre no había ni buey ni mula”; “el papa elimina a la mula y el buey del portal de Belén”, etc.

Sorprende que un libro que trata sobre los primeros años de la vida de Jesús de Nazaret sea recibido de este modo. Jesús es Jesús. Solo Él ha partido al medio la historia de la humanidad: desde Él y por Él los años y los días se cuentan “antes” y “después” de Cristo. Solo Él ha sido reconocido por muchos, entre los que me cuento, como el revelador y la revelación de Dios.

El papa no parece decir nada que no hayan dicho primero los evangelios. San Mateo es extremadamente parco. Hablando de la visita de los Magos dice: “Entraron en la casa, vieron al niño con María, su madre, y cayendo de rodillas lo adoraron” (Mt 2,11). San Lucas no se extiende mucho más: “dio a luz a su hijo primogénito. Lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no tenían sitio en el albergue” (Lc 2,7).

El evento central, el nacimiento de Jesús, es descrito con total austeridad, sin adornos. Se habla del nacimiento del hijo de María y de los primeros cuidados: “lo envolvió en pañales y lo recostó en un pesebre”.

Un albergue era una sala amplia y común que tenían algunas viviendas de Palestina para las celebraciones familiares o la acogida de los parientes. Quizá en uno de los muros de la casa había, adosado, un pesebre, donde recostaron a Jesús.

No hay ningún signo de grandeza ni de poder, sino el testimonio de la una familia y de una madre que cumplen con sus deberes.

Los Padres de la Iglesia, meditando sobre el significado de estos textos evangélicos, se hicieron eco de un versículo del libro del profeta Isaías: “El buey conoce a su amo, y el asno (o la mula) el pesebre de su dueño” (Is 1,3). ¿Qué querían decir con eso? Que tanto los judíos como los paganos – es decir, la humanidad entera – precisaban un salvador.

 

En este texto de Isaías se inspiró la tradición cristiana para introducir, junto a la cuna de Jesús, un buey y un asno (o una mula), capaces de reconocer al único Señor.

La Navidad no es un cuento para niños, sino la respuesta de Dios al drama de la humanidad que busca la paz verdadera. No obstante, nada hay de malo en que una idea, una convicción, se revista de elementos imaginativos, como es el caso del buey y de la mula.

Quedarse en la anécdota sería superficial. Pero todo apunta a pensar que esa superficialidad no es del todo inocente. Tal vez molesta demasiado que Dios se haya acercado tanto a nosotros.

Guillermo Juan Morado.

 

 

I Aniversario de Vocaciones Futuras.

Entra en la web y conocelos: http://vocacionesfuturas.blogspot.com

 

La Iglesia diocesana contribuye a crear una sociedad mejor

 

El domingo 18 de noviembre se celebra el Día de la Iglesia Diocesana, para concienciar a los fieles católicos, y a todos los que aprecian la acción eclesial, de la necesidad de colaborar económicamente con la Iglesia. Con este motivo la Diócesis difunde unos materiales con una carta del obispo y las cuentas del año 2011.

 
Zamora, 15/11/12. El próximo domingo 18 de noviembre la Diócesis de Zamora celebra el Día de la Iglesia Diocesana, con el lema “La Iglesia contribuye a crear una sociedad mejor”, al que se añade una invitación directa: “Ayuda a tu parroquia, ganamos todos”.

 
Desde hace varios años se viene señalando el tercer domingo de noviembre como el momento para hacer hincapié en la realidad local de la Iglesia católica, llamando al compromiso y la colaboración de los fieles. Con este motivo, se hará una colecta especial en las parroquias y demás comunidades cristianas, para colaborar con las necesidades de la Diócesis de Zamora.

 
Obispo: repercusión positiva en Zamora

 
Durante estos días se están repartiendo en las parroquias de toda la Diócesis unos folletos que contienen una carta del obispo de Zamora, Gregorio Martínez Sacristán, en los que recuerda que “celebrar el Día de la Iglesia Diocesana nos ayuda a reconocer, en primer lugar, que la fe la recibimos de la Iglesia”. Además, señala que “sólo integrados en la vida de la comunidad cristiana podemos alimentar, cultivar, acrecentar y celebrar la fe en el Señor Jesús, y con nuestra participación en ella ayudamos a que la fe de los otros creyentes se vaya consolidando”.

 
El obispo explica en su misiva que la Diócesis vive una “triple dinámica de acoger, vivir y transmitir la fe, para lo cual requiere de la participación generosa y responsable de cuantos la integramos; por eso todos los católicos zamoranos nos debemos sentir implicados en el crecimiento y la extensión de la vida de nuestra Iglesia”. Además, se hace eco del lema de la jornada reconociendo que la labor de la Iglesia en Zamora “repercute positivamente en bien nuestro y de muchos de nuestros vecinos”.

 
Esto tiene una concreción para el prelado: “celebrar el Día de la Iglesia Diocesana constituye una llamada para que los católicos nos esforcemos, a pesar de las difíciles circunstancias del presente, en ayudar con nuestra persona y también con nuestros bienes a nuestra parroquia”. De esta manera, “ayudando a nuestra comunidad parroquial estaremos apoyando eficazmente al conjunto de nuestra Diócesis, para que prosiga contribuyendo a renovar la vida social”. Porque, en definitiva, “la fe en el Señor Jesús genera un hombre y una sociedad mejores”.

 
Datos numéricos y económicos

 
En los mismos materiales difundidos estos días en las parroquias zamoranas se detallan algunos datos actuales de la Diócesis, que tiene 303 parroquias, y un total de 187 sacerdotes, incluyendo los jubilados y los que se encuentran en países de misión. Se destacan también las labores de catequesis, la atención a los necesitados sobre todo a través de Cáritas Diocesana y las Cáritas parroquiales, la ayuda internacional prestada por Manos Unidas, la tarea de la enseñanza de miles de niños y jóvenes y la vida contemplativa de los monasterios.

 
Además, el folleto incluye el balance de ingresos y gastos de la Diócesis de Zamora en el año 2011. En el capítulo de ingresos están, por un lado, los correspondientes a las cuentas diocesanas, que incluyen las aportaciones de los fieles a través de colectas y suscripciones (68.590,65 €), la asignación tributaria (procedente del Fondo Común Interdiocesano: 2.114.025 €), los ingresos del patrimonio y otras actividades (315.999,93 €) y otros ingresos corrientes (353.091,77 €); y, por otro lado, los ingresos en las cuentas parroquiales (1.925.867,44 €), lo que hace un total de 4.777.575,16 €.

 
En cuanto a los gastos del año 2011, se resumen en los apartados de acciones pastorales y asistenciales (incluyendo la ayuda a la Iglesia universal: 223.091,61 €), la retribución del clero (926.967,37 €), la retribución del personal seglar (223.600,42 €) y la conservación de edificios y gastos de funcionamiento (707.458,53 €). Por otra parte, los gastos en las cuentas parroquiales fueron de 1.767.804,96 €, y la capacidad de financiación es de 928.652,27 €. En total, unos gastos que ascienden a 4.777.575,16 €.

 
El folleto incluye un formulario para que cualquier persona pueda realizar una domiciliación bancaria para colaborar periódicamente con la Diócesis de Zamora en general o con alguna parroquia en particular, ya que, como se afirma en los materiales, “la colaboración periódica, con una cuota familiar o personal, abonada a través de domiciliación bancaria, es el mejor sistema para contribuir al sostenimiento económico de la Iglesia”.

 

La Diócesis inaugura el Año de la Fe con una Misa en la Catedral

 
El obispo de Zamora presidirá la eucaristía de inicio del curso pastoral el próximo viernes 12 a las 18 horas en la Catedral. Con esta celebración se inaugurará de forma solemne el Año de la Fe que ha convocado Benedicto XVI para toda la Iglesia y que concluirá en noviembre de 2013.
 
Zamora, 10/10/12. El próximo viernes 12 de octubre tendrá lugar en la Catedral de Zamora a las 18 horas la eucaristía solemne con la que se inaugurará el curso pastoral 2012/13 y se iniciará a nivel diocesano el Año de la Fe. Si la jornada previa está previsto que Benedicto XVI haga lo propio en Roma, abriendo a nivel universal el Año de la Fe, el día 12 será la Diócesis de Zamora, encabezada por el obispo Gregorio Martínez Sacristán, la que comience este acontecimiento eclesial.
 
Convocatoria diocesana
 
Tradicionalmente la inauguración del curso pastoral en la Diócesis de Zamora se celebra el día 5 de octubre, festividad de San Atilano, primer obispo y patrono de la Iglesia local. Sin embargo, este año se ha trasladado esta Misa a la semana posterior, para hacer coincidir el inicio del curso pastoral con el Año de la Fe.
 
En su carta de convocatoria a los sacerdotes, consagrados y laicos de la Diócesis, monseñor Martínez Sacristán invita “a todos los fieles católicos de la Diócesis de Zamora a participar personalmente en dicha celebración con la que iniciaremos eclesial, solemne y festivamente el Año de la Fe”, y los alienta “a hacer el esfuerzo necesario para acudir a esta relevante y significativa convocatoria diocesana”, haciéndose “presentes gozosa y masivamente en esta Misa”.
 
Por ello, el obispo ha pedido a los sacerdotes que inviten a los fieles en las parroquias, que “motiven y promuevan la participación de todos los cristianos en esta Misa con la que nuestra comunidad diocesana de Zamora se adentrará en este año de gracia en que procuraremos redescubrir nuestra fe y nos sentiremos llamados a comunicarla”.
 
El prelado no olvida a las monjas de clausura, al dirigirse también a ellas con estas palabras: “quisiera que las religiosas de vida contemplativa, llamadas por su vocación a permanecer en su clausura, os unáis en oración a esta Eucaristía, de modo que en vuestras comunidades os dediquéis, coincidiendo con dicha celebración, a la plegaria por los frutos abundantes del Año de la Fe en toda la Iglesia y en nuestra Diócesis”.
 
El Año de la Fe
 
El jueves 11 de octubre se cumplen 50 años de la apertura del Concilio Ecuménico Vaticano II, y 20 años de la publicación del Catecismo de la Iglesia Católica. Ambas efemérides han movido al papa Benedicto XVI a convocar el “Año de la Fe” para toda la Iglesia. Como explica en su carta apostólica Porta fidei (la puerta de la fe), este año comenzará mañana, 11 de octubre, y concluirá el 24 de noviembre de 2013, solemnidad de Cristo Rey.
 
Los objetivos del Año de la Fe los concretaba Benedicto XVI precisamente al anunciarlo: “será un momento de gracia y de compromiso por una conversión a Dios más plena, para reforzar nuestra fe en Él y para anunciarlo con alegría al hombre de nuestro tiempo”.
 
Convocatorias en Zamora
 
En la Diócesis de Zamora tendrán lugar muy diversas actividades en torno al Año de la Fe, tal como se ha hecho público en la programación pastoral diocesana. Además de lo que preparen las parroquias, comunidades religiosas, movimientos laicales y otras instituciones católicas, la Diócesis ha marcado varios acentos en actividades ordinarias o extraordinarias para celebrar este Año de la Fe
 
Además de la solemne celebración de apertura (el próximo viernes 12) y la de clausura “con renovación de la fe” (el 24 de noviembre de 2013), que serán los puntos de arranque y cierre del acontecimiento, el obispo escribirá una Carta pastoral durante este año. Además, la formación permanente del clero (que realizan en los arciprestazgos con periodicidad mensual los sacerdotes y otras personas que colaboran en la pastoral), versará sobre el Concilio Vaticano II y el Catecismo, los dos eventos que se recuerdan.
 
Está prevista una edición de la vida de los santos zamoranos, así como una exposición temporal sobre la fe en el nuevo Museo Diocesano. En cuanto a la formación, las Lecciones de Teología, organizadas por el Centro Teológico Diocesano “San Ildefonso”, y que comenzarán el próximo mes de noviembre, abordarán de forma sistemática los principales documentos del Concilio Vaticano II.
 
Como el acento de la pastoral diocesana para el curso 2012/13 está puesto en la adolescencia, se hará un hincapié especial en esta edad, con una reunión del obispo con los directores y responsables de pastoral de los colegios católicos, y con sendos encuentros de jóvenes y adolescentes. Además, habrá una jornada para profesores de Religión y catequistas sobre el Catecismo de la Iglesia Católica.
 
En la programación del Año de la Fe también se incluyen las catequesis cuaresmales que impartirá el obispo, con su correspondiente celebración penitencial, y las vigilias de oración que tendrán lugar cada mes en el Convento de Santa Clara, en torno al Credo. Además, habrá dos grandes peregrinaciones diocesanas: a Roma el próximo mes de junio, y a Lourdes, con los enfermos, en julio.

 

APERTURA DEL AÑO DE LA FE

El Papa Benedicto XVI ha convocado un "Año de la Fe" para conmemorar el L Aniversario de la Apertura del Concilio Vaticano II y el XX de la Publicación del Catecismo de la Iglesia Católica, que se iniciará el jueves, 11 de octubre, fecha en que se abrió la Asamblea Conciliar por el Papa Juan XXIII. Todos los católicos, como Iglesia, estamos llamados a celebrar este gran acontecimiento al que el mismo Papa nos convoca en su Carta, en modo de mottu propio, Porta Fidei.

Unidos al Pastor Universal nuestra Iglesia Diocesana de Zamora acoge y se dispone a celebrar el Año de la Fe, por lo cual, nuestro obispo D. Gregorio nos invita y convoca a la apertura diocenana del mismo que tendrá lugar en la Eucaristía que celebraremos el viernes, día 12 de octubre las 18.00 h. en la S.I. Catedral de Zamora.

Las parroquias de nuestra Unidad Pastoral, acogiendo la invitación de nuestro obispo, participaremos en dicha celebración, a la que como párroco os animo a participar. Para facilitar la participación organizaremos el viaje desde la parroquia para que pueda participar el mayor número de gente posible. Por ello, todos aquellos que acogéis esta invitación poneos en contacto conmigo para organizar el viaje antes del día 10 de octubre.

Os espero

Para contactar: 980 698 004. 680 825 360 ó unidad.pastoral@hotmail.com

San Juan de Ávila, doctor de la Iglesia Universal

Nuevos nombramientos pastorales en Aliste-Alba

 

El obispo de Zamora ha nombrado a Fernando Ruiz y Luis Santamaría encargados de las parroquias de Villalcampo y Carbajosa (el primero), y Villaflor y Villanueva de los Corchos (el segundo).

 
Zamora, 7/10/12. El obispo diocesano de Zamora, Gregorio Martínez Sacristán, acaba de hacer públicos los siguientes nombramientos parroquiales correspondientes al arciprestazgo de Aliste-Alba, tras la jubilación del sacerdote Nemesio Casado García (Villalube, 1936).

 
- Fernando Ruiz González (Toro, 1959), nuevo cura encargado de las parroquias de Villalcampo y Carbajosa. Continúa como párroco de Fonfría y encargado de Bermillo de Alba, El Castillo de Alba, Cerezal de Aliste, Pino del Oro, Vide de Alba y Videmala.

 
- Luis Santamaría del Río (Zamora, 1982), nuevo cura encargado de las parroquias de Villaflor y Villanueva de los Corchos. Continúa como párroco de Muelas del Pan y encargado de Almaraz de Duero, Almendra, El Campillo, Ricobayo, Valdeperdices y Villaseco del Pan.

 
Ambos sacerdotes se incorporarán a sus nuevas parroquias el próximo sábado 13 de octubre presidiendo la eucaristía

 

Ricardo Blázquez abre el curso de formación del clero zamorano

 
 
 
El jueves 27 acudirá a Zamora el arzobispo de Valladolid y vicepresidente de la Conferencia Episcopal Española, Ricardo Blázquez, para dar una conferencia sobre el Concilio Vaticano II en el inicio de la formación permanente de los sacerdotes de Zamora, a partir de las 11,30 horas en el Seminario.
 
Zamora, 25/09/12. El próximo jueves 27 de septiembre tendrá lugar en el Seminario San Atilano de Zamora la inauguración del curso 2012/13 de la Formación Permanente del Clero. Como viene siendo habitual, se adelanta unos días al inicio del Curso Pastoral diocesano, y es la primera gran reunión de todos los sacerdotes de la Diócesis de Zamora.
 
En esta ocasión el encargado de abrir el curso es Ricardo Blázquez, arzobispo de Valladolid, que pronunciará una conferencia titulada “Luces y sombras del Concilio Vaticano II”, ya que el próximo mes de octubre se celebrarán los 50 años de la apertura de este importante acontecimiento eclesial, arrancando así el Año de la Fe proclamado por el papa Benedicto XVI.
 
La conferencia tendrá lugar a las 12 horas en uno de los salones del Seminario, pero la jornada comenzará a las 11,30 horas con el rezo de la Hora Intermedia. Tras el tiempo dedicado a la formación, a las 13 horas se presentarán los materiales que utilizarán los sacerdotes durante todo el curso en sus reuniones semanales y también la Programación Pastoral Diocesana del Curso 2012/13.
 
Perfil del ponente
 
Ricardo Blázquez Pérez, nacido en Villanueva del Campillo (Ávila) en 1942, estudió en el Seminario de Ávila y fue ordenado presbítero en 1967. Es doctor en Teología por la Universidad Gregoriana de Roma. Ejerció su docencia en Ávila y en la Universidad Pontificia de Salamanca, donde fue profesor de Teología, decano y vicerrector.
 
En 1988 fue nombrado obispo auxiliar de Santiago de Compostela, en 1992 pasó a ser obispo de Palencia, y entre 1995 y 2010 fue obispo de Bilbao. Desde 2010 es el arzobispo de Valladolid, sede metropolitana de la cual es sufragánea la de Zamora. Entre 2005 y 2008 fue presidente de la Conferencia Episcopal Española, y actualmente es su vicepresidente.

 

 

El obispo firma nuevos nombramientos al final del curso pastoral

 
El obispo de Zamora acaba de firmar unos nombramientos que afectan a los arciprestazgos de Zamora ciudad y Benavente-Tierra de Campos, además de la Pastoral Juvenil, la Pastoral de la Salud, el Museo Diocesano y la Junta Pro Semana Santa de Toro.
 
Zamora, 24/06/12. El obispo de Zamora, Gregorio Martínez Sacristán, acaba de hacer públicos unos nuevos nombramientos eclesiásticos coincidiendo con el final del curso pastoral 2011/12. El primer capítulo es el de los nombramientos diocesanos, que son los siguientes:
 
- Santiago Martín Cañizares, el último sacerdote ordenado en la Diócesis, es el coordinador de la Pastoral de Adolescencia y Juventud de la ciudad de Benavente.
 
- María de la Concepción del Teso Aliste es la vicedirectora del Secretariado de Pastoral de la Salud, que dirige actualmente Manuel Mesonero Gris.
 
- José Ángel Rivera de las Heras es el director del Museo Diocesano de Zamora, que será inaugurado próximamente en la ciudad.
 
- Los párrocos de Toro, José Luis Miranda Domínguez, Ángel Carretero Martín y Roberto Castaño Joaquín, son ahora los asistentes eclesiásticos de la Junta Pro-Semana Santa de Toro.
 
En cuanto a los nombramientos parroquiales, son los siguientes:
 
- Santiago Martín Cañizares, nuevo párroco de Santovenia y encargado de Barcial del Barco, Bretó y Villaveza del Agua. Se trata de su primer destino pastoral.
 
- Florencio Gago Rodríguez, nuevo cura encargado de la parroquia de San Claudio de Olivares de Zamora. Continúa como párroco del Espíritu Santo.

 

Obispo de Zamora: “ante la crisis no podemos estar indiferentes, pasivos ni resignados”

 
En su carta pastoral con motivo del Corpus Christi, el obispo de Zamora, Gregorio Martínez Sacristán, llama a la colaboración permanente con Cáritas, y reflexiona sobre las raíces que han llevado a la crisis global actual, proponiendo un estilo de vida alternativo en el que destaquen la austeridad y la generosidad.
 
Zamora, 8/06/12. El obispo de Zamora, Gregorio Martínez Sacristán, ha escrito una carta pastoral para la solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Cristo (Corpus Christi) y el Día de la Caridad, que se celebran el próximo domingo 10 de junio. Como título de su misiva ha tomado el lema que está utilizando Cáritas durante todo este año como marco de su campaña. Reproducimos la carta íntegra a continuación.
 
***
 
VIVE SENCILLAMENTE PARA QUE OTROS, SENCILLAMENTE, PUEDAN VIVIR
Carta pastoral del Obispo de Zamora en la fiesta del Corpus Christi y Día de la Caridad 2012
 
Muy queridos hermanos en el Señor Jesucristo:
 
Con inmenso gozo celebramos el domingo, 10 de Junio, la Solemnidad del Corpus Christi, con la que los cristianos hacemos fiesta en torno al Sacramento del Cuerpo y la Sangre de Cristo. En esta religiosa jornada nos sentimos convocados a participar en la Eucaristía, al tiempo que a adorarla y también a procesionarla. En el Banquete eucarístico se nos da el mismo Señor Jesucristo, ya que en él renueva su entrega obediente a Dios Padre en bien de la redención de toda la humanidad.
 
Recibiendo el don eucarístico percibimos el significado de estas palabras de Jesús sobre sí: “Yo soy el pan de vida” (Jn 6, 48). Así, en el Pan consagrado se hace presente el Hijo de Dios, el cual, compartiendo nuestra condición humana, se ha hecho solidario de cada hombre y mujer, sobre todo, de cuantos sufren o están necesitados. Además, como afirma Jesús: “es mi Padre el que os da el verdadero pan del cielo” (Jn 6, 32). Por lo tanto, es el Padre Dios quien nos alimenta y sostiene con la Eucaristía.
 
En el Pan eucarístico recibimos la vida más plena: la vida de Dios, la cual Jesús desarrolló, sigue viviendo y quiere compartir con cuantos aceptan vivir a semejanza suya. También Jesús nos indica la capacidad que contiene “el pan que baja del cielo”, al enseñarnos que “el pan que yo daré es mi carne para la vida del mundo” (Jn 6, 51). Por lo cual, con su Cuerpo sacramental el Señor nos concede la potencia vivificadora de Dios que renueva las personas y los pueblos. Es decir, en la Eucaristía el Señor nos hace partícipes del ser de Dios: su Amor. Por eso la Fiesta del Corpus Christi conlleva la celebración del Día de la Caridad, de modo que el Amor de Dios, encarnado en Cristo y hecho alimento en la Eucaristía, ha de caracterizar la vida de todos los creyentes.
 
Sabemos que el ejercicio de la Caridad, por parte de todos y cada uno de los cristianos, ha de estar dirigido de modo preferente, aunque no exclusivo, siguiendo así el ejemplo mostrado por Jesús, hacia los más desfavorecidos, excluidos, marginados y vulnerables de la sociedad. Además comprobamos que los primeros destinatarios de la acción caritativa no están disminuyendo en el momento presente, ni incluso en nuestro contexto social más próximo. Sino que, aunque nos resulte difícil reconocerlo, la pobreza en nuestro país se ha hecho más extensa, más intensa y más crónica.
 
Percibimos que el origen de este incremento de personas y familias pobres se debe a las incisivas consecuencias que aún sigue produciendo la crisis económica, moral y cultural que nos está afectando, y de la que aún vemos costosa su resolución. Pero, frente a la cual, los cristianos no podemos ni debemos permanecer indiferentes, pasivos, ni resignados. Por eso nos conviene recordar algunos datos de la preocupante situación social actual: la elevada tasa de desempleo que afecta ya a cinco millones de personas en nuestro país; así como que uno de cada cuatro españoles se encuentra en situación de riesgo de pobreza y exclusión social, debido, en gran parte, a la pérdida de vivienda y trabajo. También hay más de un millón de hogares con todos sus miembros activos en paro. Y, además, aumenta la injusta brecha entre ricos y pobres en nuestra nación.
 
La celebración del Día de la Caridad nos motiva a ser sensibles ante tantos hermanos que sufren por la carencia de trabajo, por no poder sostener dignamente a su propia familia, por no lograr hacer frente a las deudas que han contraído, o por no alcanzar a satisfacer sus necesidades más fundamentales. Ante lo cual nos damos cuenta que el modelo social y económico que ha llevado a esta situación requiere ser revisado y regenerado. Ha de implantarse un nuevo modelo de desarrollo que ponga como primer valor a la persona, y no se base en el fomento del consumo ilimitado y en el afán desmedido por acumular y disfrutar de bienes para la satisfacción individual.
 
Afirmamos que es posible superar esta situación ya que confiamos en el Amor compasivo de Jesucristo por cada persona. Para ello hemos de cambiar la orientación de nuestra vida. Debemos asumir y practicar el lema que propone Cáritas para este Día de la Caridad: “Vive sencillamente para que otros, sencillamente, puedan vivir”. Es decir, se trata de optar decididamente por un nuevo estilo de vida en el que ejercitemos una austeridad responsable y solidaria. O sea, un modo de vivir en el que sepamos diferenciar lo que son realmente nuestras necesidades, a las que debemos atender, y lo que propiamente son nuestros deseos y caprichos, de los cuales podemos renunciar, por ser superfluos. Esta vida austera, que nos corresponde asumir, tiene una doble finalidad: por un lado, hacernos libres de los bienes y así no vivir dependiendo de ellos; y por otro, convertirnos en personas solidarias. Es decir, posibilita que los otros hermanos puedan “sencillamente vivir”, ya que se les ayudará a atender a sus necesidades personales y familiares básicas, alcanzando una existencia con dignidad.
 
Procurando vivir en la austeridad en el consumo personal y grupal de bienes, nos habituaremos al ejercicio de los valores que construyen la vida social, como son la relación fraterna, la solicitud y el compromiso a favor de los otros. Así, practicando la austeridad, nos abriremos a la generosidad, tal como caracteriza el ser y hacer de Cáritas, la cual es la Iglesia Católica que ejercita de modo organizado el Amor de Dios hacia los necesitados. En este sentido comprobamos que nuestra Cáritas Diocesana está consagrada a procurar que muchos hombres y mujeres puedan “sencillamente” vivir. Esto lo alcanza realizando un esfuerzo más intenso en estos momentos, a través de las abundantes y eficaces acciones que desarrolla, no buscando el protagonismo, sino apoyada en la generosidad anónima, gratuita y perseverante de muchos cristianos.
 
Por lo cual todos los católicos debemos agregarnos a la vida de Cáritas, a través de las diversas modalidades en que se puede concretar nuestro compromiso caritativo. Ya sea, colaborando personalmente en sus acciones por medio del voluntariado. Ya sea, aportando de lo nuestro para que prosiga desarrollando sus beneficiosos y variados programas. Ya sea, en nuestra parroquia o arciprestazgo implicándonos para que se implante y extienda la presencia de Cáritas en los núcleos rurales de nuestra Iglesia, para que a todos les llegue nuestra propuesta de vivir con sencillez y generosidad.
 
Concluyo animándoos a todos a participar en Cáritas, este Día y cada jornada.
 
+ Gregorio Martínez Sacristán
Obispo de Zamora

 

 

 

¿Quieres un centro educativo de calidad para tus hijos?
 

Acércate al Seminario Menor San Atilano y descubre un centro moderno donde los valores humanos y cristianos te ayudarán en tu formación y futuro vocacional

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Diócesis de Zamora  |  uap.moralesdetoro@gmail.com